Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sed felicies. No pequéis

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
viernes, 29 de octubre de 2010, 15:01 h (CET)
Tal como lo has leído, así es y así suena. Este es el saludo insólito con que se despide un programa vespertino de la Cope. Extraña por cierto, en el panorama general de los medios, más bien anodinos y superficiales, oír tal recomendación que encierra, al menos para los creyentes, la gran verdad que se deriva de la fe en Dios y su Cristo.

La felicidad. He aquí el objetivo principal buscado consciente o inconscientemente, por la inmensa mayoría de los mortales. El alcanzarla o no, ya depende de lo que cada persona entienda por felicidad. Los cristianos entendemos por tal, la paz interior de la conciencia y el saber que somos objeto del amor infinito de Dios nuestro Padre bueno, al tener la certidumbre de que obramos siempre haciendo el bien, y cumpliendo su santa voluntad expresada, en sus mandamientos.

Para un cristiano es algo opuesto la paz de Dios y el pecado personal grave. Nada más fuerte se opone tan directo a la paz interior, que el vivir habitualmente en pecado mortal La voz de la conciencia no es otra cosa que la voz insistente e inquisidora de Dios, que pregunta tras las acciones malas cometidas con lucidez y plena voluntad: “¿Qúe has hecho, por qué te escondes, por qué has desobedecido?”. Mal camino es buscar excusas. Lo suyo es reconocer el mal hecho y pedir perdón a quien lo sabe todo y nada se le oculta. Excelente recomendación la del locutor radiofónico, deseando a la audiencia que traten de ser felices, pero sin pecar.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris