Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Para cuando una condena para la pena de muerte?

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 29 de octubre de 2010, 14:32 h (CET)
El esposo e hijastro fueron ametrallados en una casa-tráiler en el condado de Pittsylvania al sur de Virginia. Tras desvalijar algunos dólares, Teresa Lewis, esposa del ajusticiado, llamó a los agentes de la policía. Antes de agonizar el cónyuge sopló a los inspectores; “mi mujer sabe quién me ha hecho esto”. Acusación ratificada y que ha concluido por proporcionar a Teresa Lewis, una cita con la inyección letal que puede provocar un gigantesco sufrimiento en la agonía final, según el estudio difundido por Human Rights Watch.

También, la mujer iraní, Sakineh Mohamadi Ashtiani, culpada de adulterio y confabulación en el homicidio de su marido. ha sido sentenciada a muerte por la segunda de las dos fechorías y será condenada por ello a la horca, una muerte cruel y medieval. Al Fiscal General de Irán no le tembló el pulso a la hora de firmar el veredicto. Irán es, junto a Estados Unidos, China y Arabia Saudí, uno de los países del universo que con más penas de muerte castiga.

La pena capital ha decrecido en un 50%. México y Liberia son los países que han eliminado la pena de muerte de su legislación. Los detractores de este correctivo aseveran que es inhumano y que supone trocar al Gobierno en ejecutor, impidiendo reparar deslices judiciales, que cuando se originan, son irreparables.
Sin embargo, Japón ha reanudado la pena de muerte en los últimos años. Esta reactivación de los ahorcamientos en una nación avanzada y tecnológica como el Imperio del Sol Naciente, ya le ha costado la censura de muchas asociaciones internacionales defensoras de los derechos humanos.

Por último, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución en la que se pedía a todos los países del orbe prohibir la pena de muerte, proteger la dignidad y los derechos inalienables de toda persona humana, en todos los momentos de su existencia, desde la concepción hasta la muerte natural.

“No existe la muerte. Eso que lo parece es un simple tránsito”, afirmó Henry Wadsworth Longfellow, poeta estadounidense.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris