Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
España
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

Cáritas, la vergüenza de Zapatero

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 29 de octubre de 2010, 08:28 h (CET)
Es difícil comprender cómo hemos pasado en tres o cuatro años de ser uno de los puntales de la economía mundial a tener casi cinco millones de parados. La explicación sólo puede venir de la mano de la complicidad del zapaterismo con la crisis económica mundial.

Los ocho años de gobierno zapateril están acabando con más pobres en las calles de España que cualquier otra catástrofe natural. Y digo “cualquier otra catástrofe natural” porque la elección reiterada de Zapatero al frente del gobierno español es consecuencia de la voluntad de los españoles expresada en las urnas. Eso no es algo casual, sino la pura naturaleza humana... la pura naturaleza española embaucada por la propaganda de Pedro Solbes y todo su programa económico electoral empeñado en negar la crisis ¿Hace falta rememorar aquel debate que ganó el ministro y perdió España?

Resulta difícil explicar las razones que impulsaron a Zapa durante aquellas elecciones a mentirnos respecto a las dificultades que nos esperaban... pero puede resultar comprensible si aceptamos su ignorancia en materia económica como animal de compañía. ¿Pero Solbes? Solbes tenía en su cabeza todo el conocimiento necesario para saber la que se nos avecinaba, tenía en sus manos todos los datos que lo anunciaban, tenía un equipo completo de expertísimos asesores que debían advertirle de las consecuencias de la política suicida de subvención a todo lo que se moviera, de los peligros del endeudamiento brutal a que estaban sometiendo al Estado. Y sin embargo mentía y ocultaba la sangrante realidad, impidiendo la toma urgente de medidas efectivas. Todo a cambio de ganar aquellas elecciones.

Aquellas elecciones las ganó el PSOE y las perdió España. La consecuencia está todas las mañanas haciendo cola en las oficinas del INEM, la consecuencia está en todos los negocios que cierran cada día, las consecuencias están en las calles que vuelven a llenarse de empobrecidas familias. Pero sobre todo las consecuencias están en los comedores y oficinas de Cáritas.

Cáritas es la bandera de la deshonra zapateril, Cáritas es para Zapatero como aquella placa que se ponía en los pueblos inundados: “Hasta aquí llegó la pantanada de 1963”. Pues en todos los comedores sociales de España debería poner una placa que consignase: “Hasta aquí llegó la zapaterada de 2010”.

Ochocientas mil personas han sido atendidas por Cáritas, ochocientas mil familias destrozadas por la pésima gestión que los últimos gobiernos han hecho de nuestra economía, ochocientas mil familias víctimas de las mentiras económicas de Zapatero. Para nuestra vergüenza, para nuestra deshonra, para aldabonazo (léase: golpe dado con la aldaba, si fuera posible en la cabeza) de aquellos que nos mintieron, de aquellos que se creyeron las mentiras.

Pero Cáritas no puede ser sólo esa bandera, debe ser también mástil que azote las conciencias de los que tienen fijada su perversa atención en las vergonzosas cobardías sexuales, impúdicas perversiones e ignominiosas infidelidades de algunos miembros de la Iglesia Católica. Porque detrás de Cáritas está el Evangelio explicado a los más brutos de la clase, así como ese Evangelio no está en los pederastas con sotana ni en los que los protegieron, escondieron o explicaron. El Evangelio, y Cristo con él, está en cada uno de los platos que sirve Cáritas, detrás de cada una de las ayudas económicas que ofrece a los más débiles, a los parias de la tierra que el Zapaterismo no supo defender. Cada uno es dueño de sus fijaciones y los hay que han hincado el diente en los calzoncillos de los malos curas sin poner el mismo cuidado en explicar que son anécdota perversa, maligna y dañina, pero no son la esencia de una Iglesia sin la cual ahora en España habría ochocientas mil familias sin tener qué comer, dónde dormir o con qué pagar su vestido.

Es difícil comprender cómo hemos pasado en tres o cuatro años de ser uno de los puntales de la economía mundial a tener casi cinco millones de parados. La explicación sólo puede venir de la mano de la complicidad del zapaterismo con la crisis económica mundial. Y es que hasta aquí llegó la zapaterada de 2010. Y hasta allá la de 2011. Y allá arriba la de 2112 y...

Noticias relacionadas

Más de la mitad de la población declara sentirse orgulloso de ser español

En Catalunya y Euskadi hay un el 30% que únicamente se identifica con la comunidad

Los españoles suspenden en inglés

Los andaluces, los que peor nivel de inglés tienen en España

Ibiza: un paraíso del Mediterráneo con villas de ensueño

Tanto la capital como su casco histórico atraen a muchos a explorar o entretenerse al transitar por sus rutas arquitectónicas

Operación Chamartín (XLVI)

Modificaciones y novación del Contrato

Noche de Reyes, noche de robos

Según los datos, el número de percances de este tipo se incrementan con la llegada de sus Majestades
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris