Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

¿Qué está pasando?

Alfredo Hernández
Alfredo Hernández
viernes, 29 de octubre de 2010, 08:25 h (CET)
¿Qué está pasando con el amor? ¿Estamos llamando amor a lo que sólo son amoríos? Sobre el amor se han llenado muchas páginas de libros y revistas. Hay excelsos artículos, muchas veces románticos que nos hacen exultar al comprobar que la entrega es algo maravilloso. El dejarse absorber voluntariamente el yo, mi yo, por la persona amada que llega a formar así algo indivisible con la que ama, porque es parte de mi persona. Y no es una entrega ni una invasión dolorosa. Es voluntad afirmada, consciente de que ahí está la felicidad de la persona amada, que es a la vez mi felicidad al ser vivida y compartida.

Y no es una felicidad utópica o vivida como algo pasado de moda. Como una instantánea que puede ser superada por la siguiente, y no es así. El amor ha entrado en el tiempo con una sucesión de episodios que van reafirmándolo y reclama la palabra fidelidad.

Pero hoy, en la época de las citas a ciegas ( el amor es ciego pero no tanto, ni tonto) la fugacidad de lo transitorio “exige” otros tipos de amor, el amorío que siempre existió y era algo censurable, como ave extraña en el común “ gallinero” de la sociedad. Era algo execrable, algo despreciable que reprobaba la sociedad normal.

Hoy el amorío se exhibe y es excitante su “proclamación” en los medios. Da la impresión de que el amor verdadero, el amor sin veleidades, ya no existe. Ha sido desplazado por el amor del “papel cuché”; el que se pregona y vende. El verdadero problema es que se ve, llama la atención y es seductor, seductor como el mismo mal. Y como aquello que seduce, tiende a imitarse con un mimetismo peligroso que lo equipara con el éxito en la vida. Todo ello induce a la falta de compromiso, utilizar al otro para mi satisfacción, que es la muestra del egoísmo, que puede ser a dúo y la ruptura es algo preanunciado. En la ruptura alguien sufre y se siente humillado y su reafirmación es la destrucción del otro o de la otra.

Las consecuencias las estamos viendo y la ignorancia no quiere ver los orígenes. Se rompen la cabeza los ministros de igualdad y los políticos cuando están inmersos en valores, habitualmente, sólo económicos o tecnológicos. ¿Cómo es posible?, se preguntan. Yo denuncio. Sí, es la falta de valores transcendentales que serían cuna de la fidelidad y sin cuna no puede criarse la maravillosa criatura que es el amor fiel.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris