Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Internacional

Incordio en jefe

Ruth Marcus
Ruth Marcus
jueves, 28 de octubre de 2010, 07:14 h (CET)
WASHINGTON -- Queda menos de una semana para las elecciones. El control Demócrata de la Cámara corre grave peligro. De forma que no es demasiado pronto para preocuparse por Darrell Issa.

¿Que nunca había oído hablar de él? Eso va camino de cambiar dentro de poco si los Republicanos se hacen con la Cámara y el hiperactivo congresista de cinco legislaturas de San Diego asume la secretaría del comité disciplinario de la Cámara -- y adquiere las competencias para escrutar, y citar a declarar, a la administración Obama.

Issa, con 56 años y el aspecto brillante del actor Jon Hamm, se describía como "un chaval del arroyo" antes de hacer una fortuna en las alarmas de vehículos y utilizar parte de ella para presentarse al Congreso. (Esa es su advertencia profunda, "Protegido por Víper. Aléjese"). Desde que fuera investido el Presidente Obama, Issa se ha deleitado en su papel de "incordio en jefe", acribillando a la administración a centenares de escritos agitando el fantasma de la malversación y solicitando información.

Issa tiene dos caras -- el Darrell bueno y el Darrell malo. El Darrell bueno suena responsable, comedido, casi un hombre de estado. El Darrell malo arroja cebo a un electorado voraz.

El Darrell bueno, firmando el 11 de octubre en USA Today: "La disciplina no es y no debe ser utilizada como herramienta política contra el inquilino del Despacho Oval. No debería ser un instrumento de temor ni del dominio exclusivo del partido que controle el Congreso".

El Darrell malo, a Rush Limbaugh el 19 de octubre: "Ya sabe, se va a producir un determinado grado de parálisis mientras el presidente se hace a la idea de que ha sido uno de los presidentes más corruptos de los últimos tiempos".

Si Issa se cree esto, está loco. Si no se lo cree y lo dice abiertamente de todas formas, es peligroso. Las pruebas hasta el momento sugieren lo segundo. Cuando Al Hunt pedía explicaciones a Issa en Bloomberg, el congresista musitaba, trinaba y citaba una obviedad: la suspensión de licencias dentro del mismo ramo.

Vaya novedad. La suspensión en el ramo, la práctica de desplazar las licencias de los contratistas privados a la administración. "Creo que el proceso que estamos abordando, donde la resolución de licencias de obras públicas, por ejemplo... tenemos a diario en el sector de la defensa y el independiente de la defensa a funcionarios de la administración llamando la atención a la gente diciendo, 'Bueno, ya ve, así no le vamos a renovar la licencia de obras. Vamos a tener que suspender esta licencia adjudicada. Debería aceptar este trabajo ahora a cambio de una subida salarial'", decía Issa.

La supervisión disciplinaria del Congreso es una función crucial, y habiendo contemplado a un Congreso indolente bajo control Republicano renunciar por completo a ese papel durante gran parte de la administración George W. Bush, prefiero que haya demasiada a que se queden cortos.

Esto es fácil de decir, por supuesto, si no te encuentras en el extremo que recibe las citaciones -- y las costas legales del proceso. La supervisión disciplinaria abusiva no es el coto de un único partido. El poder corrompe, pero las competencias para citar a declarar tientan. Los excesos en nombre de la disciplina pueden ser casi tan dañinos para el eficaz funcionamiento de la administración como la ausencia de ella.

De forma que la pregunta, siempre que los Republicanos se hagan con la Cámara, es si el Darrell bueno va a vencer al Darrell malo. El gabinete de Issa dice estar demasiado ocupado para aceptar una entrevista hasta después de las elecciones, pero enviaba una lista de expedientes que Issa había abierto, incluyendo el programa de hipotecas para ricos de Countrywide, el Servicio de Gestión de Explotaciones, el brote de salmonelosis.

Áreas legítimas de investigación, pero los antecedentes de Issa en general no sugieren contención. Su modus operandi ha consistido con demasiada frecuencia en acusar primero -- y seguir vertiendo acusaciones hasta en ausencia de pruebas que sustenten la acusación.

En el mundo de Issa, el traslado laboral del Representante Joe Sestak ofrecido por la administración a cambio de abandonar las primarias de Pennsylvania al Senado es "un delito" y "una violación del reglamento susceptible de degradación", con el "encubrimiento" posterior por parte de la Casa Blanca que recuerda al Watergate.

En el mundo de Issa, la demanda de la Comisión de Valores y Cambio contra Goldman Sachs en mitad del debate de la reforma financiera en el Congreso "apesta a manipulación política", como decía él en la CNBC. Issa exigía abrir una investigación y decía a Don Imus que el preboste de la Comisión abrió una investigación "porque ve algo raro en la forma en que lo hizo (la Comisión) y en el momento en que lo hizo".

Cinco meses, un examen de 3,4 millones de correos electrónicos y 32 declaraciones juradas después, el preboste no encontró ninguna prueba de intereses o conflictos políticos. Issa no se mostraba nada arrepentido de que sus acusaciones hubieran sido infundadas, diciendo solamente que "tomarse algún tiempo para abordar los interrogantes que rodean a las decisiones de la Comisión de Valores y Cambio es una inversión digna".

A veces, desde luego, donde hay humo hay fuego. También a veces vale la pena seguir el rastro de humo simplemente para asegurarse de que no hay ningún incendio sin llamas que ha pasado desapercibido. Pero Issa, llegado el caso, tiene que tener presente: El bombero debe tener cuidado en el manejo del hacha.

Noticias relacionadas

Los riesgos a la baja se mantienen en Rusia

Alerta por las debilidades estructurales del mercado ruso y el impacto de las sanciones de Europa y Estados Unidos

Euforia de los mercados brasileños tras la victoria de Jair Bolsonaro en la primera vuelta

​James Donald, gestor de mercados emergentes de Lazard Asset Management, analiza las elecciones generales de Brasil

Más de 25 mil personas se movilizan para colaborar por el desastre natural de Indonesia

Se proporcionarán espacios especiales en los campamentos de evacuación

Aumenta el riesgo de severa recesión en Turquía

Algunos sectores importantes de la economía turca presentan gran deterioro en pagos

La contaminación del agua hace temer una crisis de salud inminente en Indonesia

En varias zonas la red de tuberías de agua está completamente destruída
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris