Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“Mi primera guitarra me cambió la vida para siempre”

Marco di Mauro, cantante
Redacción
miércoles, 27 de octubre de 2010, 08:34 h (CET)
La historia de Marco di Mauro es la de un sueño hecho realidad. Durante 12 largos años, luchó sin descanso por materializar su mayor deseo: vivir de la música. La ansiada oportunidad que buscaba le llegó el día en que se cruzó en su camino Rosa Lagarrigue, manager de artistas como Alejandro Sanz o Miguel Bosé, que supo ver el talento de Marco y le abrió las puertas del éxito. Desde entonces, su carrera ha ido en continuo ascenso, llegando a recibir halagos hasta del mismísimo Alejandro Sanz, el cual le invitó a que hiciera de telonero en varios conciertos de su reciente “Tour Paraíso”.

Tras cosechar un enorme éxito en México con su pop melódico de influencias latinas e italianas, el cantante italo-español llega ahora a nuestro país para presentar su primer disco homónimo. Como un pequeño primer paso hacia la conquista del territorio español, el pasado 19 de octubre ofreció un exclusivo concierto acústico en la sala Búho Real de Madrid, donde interpretó algunos de los temas que le han hecho famoso al otro lado del charco, como “Nada de nada” o “Algo que me falta”. El sábado 23 de octubre, además, participó en la gala “Lo mejor de aquí y de allí” de Cadena Dial, que se celebró en la Cubierta de Leganés y en el que compartió escenario con artistas como Enrique Iglesias, Juan Luis Guerra, Marta Sánchez o Ana Torroja.




Marco Di Mauro. (Ritmosonlatino).

Guillermo Navalón / SIGLO XXI

Esta no es, ni mucho menos, tu primera visita a España, ¿pero cómo sienta volver a este país ahora que eres un cantante de éxito con un disco bajo el brazo

Estoy contento de estar en España. Me da mucha ilusión de por sí, pero aun más esta vez. Esta vez estoy aquí para presentar música finalmente, para estrenar el proyecto. Tengo la esperanza de que pueda tener un recibimiento importante. En México ha tenido bastante éxito y ya es disco de oro. Alejandro Sanz también ha escuchado mis canciones y le han gustado tanto que me ha invitado a abrir sus conciertos. “Nada de nada” ha tenido unas 3 millones de vistas en YouTube y ha sido la canción más pedida en la radio durante un mes y medio en México. De hecho, se ha quedado en el top ten de las más emitidas en radio durante tres meses. El segundo sencillo, “Mi vida sabe a ti”, ha ido igual de bien. Ahora estamos a punto de estrenar el tercer sencillo en México con mucha ilusión. Estoy muy contento de estar aquí y espero que el disco funcione para poder regresar miles de veces más.

¿Tienes planeada alguna gira por España a corto plazo?

Esta es una primera visita de presentación con los medios. Creo que la próxima visita se planificará coincidiendo con la salida del disco, que será a principios del 2011, entre enero y febrero. Estaría encantado de irme de gira por España cuando sea y como sea, por supuesto. Todavía no está planificado, pero aquí tengo mi management, RLM, y creo que organizarán alguna gira. Ojalá que sea pronto.

Afirmas que este disco fue un gran logro en tu vida. Cuéntame cómo fue su proceso de creación.

Pues sí, ha sido un logro importante porque viene de muchos años. Yo empecé de cero hace 12 años en un pueblecito de 3.000 personas en Italia con esta ilusión de la música, pero sin tener ni idea de cómo moverme para llegar a conseguir una oportunidad. No conocía a nadie que pudiese recomendarme o facilitarme un poco el camino, nadie famoso, y si no tienes a nadie es prácticamente imposible, sino fuera porque la perseverancia lo puede todo. Perseverancia y, por supuesto, talento, porque las canciones tienen que gustar finalmente. Pero, sobre todo, perseverancia, porque las veces que te dicen “no” son miles. Por cada vez que caes siempre tienes que levantarte otra vez y echarle aun más ganas. Lo importante es tener la fuerza de levantarte otra vez. Han sido 12 años de mucho sufrimiento, mucha soledad. Después de 8 años, mis amigos me decían: “Oye, Marco, lo que no ha pasado en 8 años ya no va a pasar nunca jamás, deja de soñar”. Yo sentía dentro que había nacido para eso, sentía que era la única cosa que podía hacerme feliz y dar sentido a toda mi vida. No podía renunciar cuando lo decían los demás, y yo nunca he llegado a sentir que tuviera que renunciar. Tenía que seguir, porque ahí me esperaba algo, que era mi destino. Aun así no ha sido nada fácil, aun sabiendo que había nacido para esto mientras todos me decían “no” fue muy difícil. Además, en la música si no tienes un contrato sigues en el punto cero, y encontrarte después de 10 años todavía a cero es bastante desmoralizante. Finalmente, la vida hace que coincida con Rosa Lagarrigue, mi manager. Ella me presenta a Warner, y de ahí empieza todo el proyecto. Grabamos el disco en la ciudad de México con Armando Ávila, que es un productor bastante importante en México: ha ganado el Grammy como mejor productor por el trabajo hecho con La Quinta Estación y ha trabajado con casi todos los cantantes de México, a pesar de ser bastante joven. La verdad es que estamos muy contentos. El disco incluye 11 canciones que yo he escrito, y elegimos esos temas de entre unos 25 o 30 que yo propuse a la disquera. El criterio común compartido entre el director artístico, el productor y yo fue el de grabar un disco que no sólo llevase 2 o 3 canciones buenas, sino que tuviera 11 temazos. Un disco que la gente pueda comprarlo, ponerlo y escucharlo de principio a fin, y creo que nos hemos acercado mucho al resultado que teníamos en mente, porque, en el momento en el que hay que elegir un sencillo, Warner siempre tarda muchísimo, ya que hay muchas canciones buenas que podrían serlo. Yo estoy contento, porque también me parece más bonito hacia la gente el intentar hacer un producto completo, que cada euro que te gastes en comprar el disco tenga razón de ser por cada canción buena que hay en él.

En este disco, aparte de las evidentes influencias del pop latino e italiano, he observado algunos arreglos más rockeros, más propios del pop-rock anglosajón, lo que quizá te diferencia de los artistas de tu género. Háblame de tus influencias.

Yo he escuchado un poco de todo desde que era pequeño, desde música soul y black music como Kool & The Gang, Lionel Richie, Diana Ross, Michael Jackson, Earth, Wind & Fire, etc., que siguen gustándome mucho, pasando por el rock y el pop. El rock y el pop son los que más han ejercido una influencia sobre mi música, aparte de la música pop italiana. También el rock anglosajón, como los Beatles, que son más pop, pero también Rolling Stones, Radiohead, Oasis, Police… Yo me muevo entre el pop y el rock, aunque tal vez soy un poquito más popero porque hago más baladas. Digamos que entre Rolling Stones y Beatles, soy un poquito más Beatles, pero, efectivamente, la música anglosajona ha influido sobre mí desde pequeño. Además, las primeras composiciones las escribía en inglés. A nivel de sonido, creo que hemos hecho un trabajo bastante bueno, aunque seguramente creo que podemos profundizarlo para el segundo disco.

Recientemente has sido nominado como mejor artista revelación en los Premios Oye 2010 de México, que se entregarán el próximo 4 de noviembre en Monterrey ¿Qué tal te ha sentado esta nominación? ¿Ya has pensado a quién se lo vas a agradecer si finalmente te lo dan?

Pues no sé si lo conseguiré, al menos la nominación ya es algo importante. No quiero quitarle valor a los premios, pero para mí el mejor premio es el que te pueda dar el público, y el más importante premio del público ya lo he recibido, que es el disco de oro. Lo digo porque el disco de oro viene, primero, del público, y segundo, porque es un premio que responde a un criterio objetivo: no miente, no hay influencias, no hay cosas raras detrás como sabemos que a veces suele haber en los premios. En el momento en que yo ganase el premio Oye u otro cualquiera y no tuviese ningún premio por parte del público, me preocuparía. Si tengo el disco de oro, y sigo teniendo miles y miles de fans añadiéndose a mi página de Facebook o siguiéndome en el Twitter, entonces estoy muy contento igualmente. Pero, por supuesto, me halaga tener una nominación, es un reconocimiento importante y creo que es un reconocimiento a todo el esfuerzo de Warner, de RLM, de todos los que han participado en este proyecto, y también a la gente que lo sigue y lo apoya.

Antes comentabas que Alejando Sanz te eligió para abrir su “Tour Paraíso” en México, lo que, en parte, demuestra el gran éxito que tienes en aquel país ¿Cómo fue esa experiencia?

Eso fue otro premio que gané. No me lo esperaba para nada. Alejandro me escribió de repente en el Twitter: “Me gustaría mucho invitar a Marco di Mauro a abrir mi show”. Yo por entonces no era tan seguidor del Twitter y no lo utilizaba mucho todavía. Me llamaron de Warner y me dijeron: “Te ha escrito Alejandro Sanz y no le has contestado”. Yo pensaba que era broma y no le di mucha credibilidad al principio. Me insistieron y, efectivamente, me había escrito Alejandro. Aceptar la invitación no fue muy difícil. Me halagó poder recibir una invitación por su parte, porque es un artista que admiro profundamente y que siempre he escuchado. Muchas de sus canciones han sido la banda sonora de algunos amores, de algunas experiencias. La verdad es que fue como haber ganado un premio: compartir escenario, camerino… La primera vez que nos vimos fui a darle las gracias: “Alejando, mil gracias por esta oportunidad, de verdad que no me lo esperaba, para mí es muy importante”. Y él me dijo: “Qué va, chaval, no tienes que agradecer nada, tienes mucho talento y para mí es un privilegio tenerte aquí”. No sabía qué decir.

¿Con que otro artista español te gustaría colaborar si se diera la ocasión

Hay muchos. Dos nombres que me salen son: Rosario Flores, que creo que es una de las voces femeninas más sensuales del mundo, y Antonio Carmona, que me encanta desde Ketama. Su última producción también me gustó mucho, en la que además había un dueto con Alejandro. Un dueto con ellos me encantaría. Luego hay otros muchos, como el “fitipaldi”…

Hay un par de episodios de tu biografía que me parecen muy divertidos. Por ejemplo, tengo entendido que conseguiste tu primera guitarra de una forma un tanto peculiar…

Yo estaba viviendo en Colombia por entonces. Tenía 8 años recién cumplidos y siempre veía esta guitarra cerca de casa. Nunca nadie la tocaba, estaba un poco abandonada en una esquinita. Al lado, había niños jugando pero nadie le hacía caso. A mí me daba mucha curiosidad, la música me encantaba pero no sabía tocar la guitarra, aunque yo sabía que de la guitarra nacía la música. Quería descubrir el secreto de cómo se generaba la música. La guitarra me inspiraba eso, y pensaba que si pudiera tenerla en las manos seguro que podría descubrir el secreto. Me pasé días y semanas mirándola desde la ventana, hasta que me decidí a acercarme un poquito. Luego me metí en la iglesia hasta llegar al lado de la guitarra y, como no había nadie, me la llevé. No sé si mi hermano habló o si mi padre lo vio directamente, pero regresé a casa y mi padre me pilló enseguida. Me preguntó: “Oye, hijo, ¿y esta guitarra de dónde sale?”. Me quedé sin saber bien qué decir. Mi padre me convenció con una hostia para que la guitarra regresara a su lugar en 3 segundos (risas). Luego fue una tragedia, por supuesto, me quedé en mi habitación llorando sin querer volver a hablar con mi padre jamás en la vida, hasta que a los 3 días me llamó a la cocina. Después de haberme escuchado llorar, se convenció de que para mí era algo importante y, finalmente, en la cocina con él estaba también mi primera guitarra. Desde entonces, no he dejado de tocar, de escribir y de cantar. Fue un regalo que cambió mi vida para siempre.

Otro momento curioso tuvo lugar en la escuela en la que estudiaste filosofía estética, arte y literatura, dónde mezclaste a Dante y Bruce Springsteen…

El profesor de italiano nos encargó que presentáramos un canto de la Divina Comedia cada uno a su manera. Se podía actuar, recitar o lo que fuera, aunque recitarlo como una poesía me aburría, todos lo hacían además. Había una canción que era “Point Blank” del álbum “The River”, una canción increíblemente bella, y me acuerdo que se adaptaba perfectamente, porque la Divina Comedia está escrita de tres versos en tres. No sé si Bruce se habrá enterado, pero se lo diremos cuando coincidamos con él. Entonces, yo presenté el canto de la Divina Comedia encima de “Point Blank” de Bruce Springsteen y el profesor de italiano se escandalizó. Después de un tiempo, el mismo profesor de italiano se volvió bastante fan mío y descubrió que para mí la música era importante, que no sólo era una manera de hacer las cosas con ligereza o superficialidad, sino que era mi modo de expresarme. Cuando lo entendió, empezó a apreciarlo y a estimarme mucho. También empecé a tocar con un grupo en la escuela y tuvo oportunidad de escucharme en vivo, y a esa edad ya cantábamos mis canciones. Me acuerdo que una vez puso un disco de música medieval y le dije que era muy pesado. Él me dijo: “Cállate, di Mauro, que todavía no has grabado un disco”. Pero ese “todavía” era: “Llegarás a grabarlo, pero todavía no”. En la misma frase había algo de estima, algo de admiración, que me hizo mucha gracia, y se estableció una relación de mutuo respeto y admiración entre los dos.

En Colombia estudiaste en una escuela de interpretación y estuviste varios años trabajando en una compañía de teatro ¿Te has planteado volver a la interpretación en un futuro?

La actuación es algo que me gusta mucho. Además, la mayoría de los cantantes también actúan un poco en el escenario. No tanto en el sentido de que finges algo que no sientes, pero sí en el sentido de que estás en un escenario, como en un teatro, y tu cuerpo y tu voz deben ir de la mano para interpretar las canciones y para que tu cuerpo transmita el mensaje y la emoción que quiere transmitir la canción. Hay una actitud natural del cantante a la actuación. Siempre me ha salido bastante natural lo de actuar. Yo soy una persona que puede ser bastante reflexiva, profunda, y al mismo tiempo soy un payaso. Me gusta mucho reír, interpreto la vida con mucha ironía. No es sólo reírse de manera superficial, sino también encontrar el sentido profundo de reírte de las cosas. Me gusta la actuación porque, como soy un payaso, también me realizo de esa manera: riéndome de mí y haciendo que la gente se ría conmigo. De todos modos, a pesar de que me guste mucho, tengo bien claro que lo que deseo es música. Sé que algunas personas han empezado de cantantes y luego se han vuelto actores, o han empezado de cantantes y han parado su carrera para hacer una peli, pero yo tengo bien claro que lo mío es la música. Si, de repente, entro en una pausa entre un disco y otro y hay alguna propuesta, puede que la aproveche, pero sin poner nunca la música en segundo plano. Eso para mí es lo primero. De hecho, en México me han propuesto el papel protagonista de un musical que se llama “Mentiras”, pero les he dicho que no, porque hubiera provocado que no hubiera podido seguir bien con la promoción de mi música, y la verdad es que ahora me interesa eso más que otra cosa.

En este momento te estás empezando a dar a conocer internacionalmente ¿Te has planteado grabar tus canciones en inglés para dar el salto al mercado anglosajón?

Todavía no. Ahora el primer paso, después de México, es entrar en el resto del mercado latino. Acabamos de regresar de Colombia, donde ya ha salido el disco y también ha arrancado la promoción. Ahora estoy presentándome aquí en España. De aquí a marzo, tenemos planeado ir a Argentina, Chile, Estados Unidos, Puerto Rico… Lo del mercado inglés no sé bien cómo funciona, es bastante difícil y no sé si entrará dentro de la estrategia de la disquera. Si así fuera, pues yo encantado, a mí me gustan los retos ¿Por qué no intentarlo? Quizá con un segundo o tercer disco estaría bien.

Por último, ¿te gustaría enviar un mensaje a tus futuros fans españoles?

Por supuesto: que podamos seguir en contacto a través de Internet, ahora que tenemos esta herramienta increíble. Les invito a que puedan seguirme, que se metan en la página de marcodimauro.com. Ahí sale el calendario con las fechas en las que me voy a presentar, en dónde, etc. También salen los links para el Facebook, para el Twitter… El Twitter es @marcodimauro. Ahí yo voy a estar, no siempre puedo contestar al momento a todos porque hay muchas personas, pero, por ejemplo, yo en el Facebook pongo un mensaje cada mañana. Somos como una familia, compartimos emociones, opiniones, reflexiones, momentos… Me hace mucha ilusión eso de tener tan cerca a las personas que me siguen. A toda la gente de España les invito a que me sigan a través de estas páginas. Muchas gracias por todo el cariño, por el apoyo, por escuchar mi canción y por pedirla en las radios.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris