Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Apuestas

Luis del Palacio
Luis del Palacio
miércoles, 27 de octubre de 2010, 07:01 h (CET)
El espíritu ibérico, al menos el español, es, como ocurre en Irlanda, muy dado a las apuestas. Las carreras de galgos, tan estéticas, son en sí muy crueles y existe un movimiento ciudadano que persigue su eliminación en la Isla Verde, lo mismo que ocurre por aquí con las corridas de toros. Uno es poco partidario de prohibir, pero puesto a ello preferiría que me permitieran fumarme un buen veguero en la futura boda de mi ahijada Rosa Ifigenia (créanme, el nombre es inventado) a que dejen ciego a un pobre toro embolado en nombre de la tradición. No obstante, parece que van ganando la batalla los que consideran que fumar es una actividad vergonzosa y punible, frente a los que defienden el agujereo en vivo de un animal, so pretexto de que hasta el momento de su sacrificio ha gozado mucho de la vida y de que si no fuera por la “fiesta nacional” (fiesta ¿de quién y para quién?) la subespecie del toro de lidia desaparecería.

Un gran sabelotodo –omito el nombre para que el lector juegue a las adivinanzas pedía a la nueva ministra de Sanidad, en su “blog” de El Mundo el pasado jueves, que la prohibición de fumar se extendiera a las plazas de toros: el señorito disfruta con el derramamiento de sangre, pero le molestan las volutas de humo, ¡qué le vamos a hacer! Puro pseudo humanismo Zen y pildorazos en forma de “blog” ex cátedra de arbitrariedades… y encima bien pagado. Y es que eso de ser escritor famoso, sin apenas merecerlo, debe digerirse con mucha agua y comprimidos de alfalfa, porque, de lo contrario, como dijo Boris Izaguirre (¡Dios mío, cómo me habré levantado hoy para que se me ocurra citar a ese señor!) se corre el riesgo de “morir de glamour”.

Lo más decepcionante de las apuestas es que estén amañadas, como ocurre con los premios literarios, sobre los que también se hacen apuestas, pero sólo entre los cinco o seis que pasaron un filtro que poco tiene que ver con su calidad. Eso es pura política; como lo es, asimismo, ahorcar al seis doble o nombrar “princesa del pueblo” a Belén Esteban (Por cierto, ¿llegará a hacer carrera política?, ¿y si es ella lo que verdaderamente necesita el país y no nos hemos dado cuenta?)

Zapatero ha sancionado aquella innovación léxica de la ex Bibiana Aido al proponer a su ex vicepresidenta, De la Vega, como “miembra” del Consejo de Estado. Y no sería inconcebible que Víctor García de la Concha que, mal que nos pese, no es Dámaso Alonso ni Lázaro Carreter, acabe proponiendo esta variación para que sea incluida en la próxima edición del Diccionario, junto tal vez a “testiga”. Eso sería tan políticamente correcto, como que algunos varones del colectivo reclamen (¡por fin!) el uso en masculino del nombre “Ana” (¿No existe ya “Mariano”?)

Y por último, ya que menciono a Mariano, ¿qué será más fácil? ¿Que llegue él indemne a las elecciones generales de 2012 o que lo haga ZP? ¿Agotará este la legislatura, apoyado por esa suerte del “bálsamo de fierabrás” de todos los gobiernos socialistas que se llama Rubalcaba? ¿Quién dará la sorpresa en el PP? ¿Aguirre? ¿Gallardón?... ¿Aznar?

Apuesten, apuesten.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris