Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

El árbitro miente

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 27 de octubre de 2010, 06:30 h (CET)
Ya lo sabíamos. Cualquiera que haya jugado a fútbol a un nivel amateur, sabe que el árbitro siempre tiene la última palabra y aunque ésta sea falsa, su palabra valdrá más que cualquier otra. Es casi como una figura policial de una dictadura cualquiera. No se le puede tocar, no se le puede protestar y si te atreves a contradecirle, entras en la lista negra.

En esa lista negra está desde hace algunas temporadas Quique Flores. El ahora técnico del Atlético entró cuando era entrenador del Valencia. Se quejó amargamente por una serie de decisiones desacertadas que perjudicaron al equipo y ahora ha vuelto a hacerlo con mismo resultado: silencio y multa para él.

Lo que está claro es que los árbitros no son santos como la "santa" federación nos pretende hacer creer. Ya desde la escuela de árbitros les enseñan que deben ser chulos y comportarse con tono arrogante para que los jugadores "no se les vengan encima". También es cierto y esto lo puede corroborar cualquiera que haya arbitrado algún partido, que las cosas cambian desde el otro lado. Uno sabe que va a recibir por todos lados y se protege "pasando" de las protestas y sólo señalando lo que uno ve.

Hoy, ya no ha respeto al árbitro. Y no lo hay porque no lo inspiran. Hay demasiados casos injustos en los que el árbitro ha salido ganando y nunca nadie ha pedido disculpas. El silencio que utiliza la federación no sirve para defender a sus compañeros. Quizá una estrategia mejor planteada y dirigida a colaborar con el fútbol y no a parecer una mafia cualquiera, ayudaría no sólo a los árbitros sino al fútbol en general.

No es casualidad que ex jugadores que ahora son entrenadores sean quienes más alzan la voz contra los estamentos arbitrales. Saben de lo que hablan y aunque muchas cosas no salen a la luz, las actas están llenas de incongruencias y medias verdades adornadas como intento de convertir en real cualquier decisión del colegiado de turno.

Los árbitros no son objetivos, hay acciones que un día son merecedoras de amonestación y al día siguiente no. Esto crea crispación y como consecuencia, la falta de respeto.

Los árbitros sólo hacen su trabajo, están ahí para ayudar al fútbol. Si, muy bonito. Yo siempre defenderé su trabajo y reconoceré que es una labor muy complicada que merece respeto. Pues que se lo ganen. Una cosa es respetarle y otra que ellos no respeten a los demás. Reciprocidad por favor.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris