Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Se enojan con la Iglesia porque defiende el derecho natural

Suso do Madrid (La Coruña)
Redacción
martes, 26 de octubre de 2010, 14:20 h (CET)
Lo clásicos decían “Dios perdona siempre, los hombres a veces, la naturaleza nunca”. Respetemos cada cosa, porque si no las respetamos, después esas cosas nos aplastarán. Y ya nos está pasando con todas las cosas que estamos viviendo: no respetamos la vida, el tema del aborto, el tema del mal llamado “matrimonio” homosexual, y así tantas otras cosas más, con las que se corta “la relación del derecho positivo al derecho natural”.

Ante esta situación, es lamentable que haya quien se enoja porque la Iglesia piensa o porque la Iglesia habla del derecho natural. Y es que los católicos estamos siendo en el mundo la voz de los que no tienen voz y a veces, incomprendidamente, se nos critica de forma superficial. Cada cual deberá dar cuenta de sus palabras, de su vida, de sus actos y de su administración.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris