Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Contra las primarias (en un régimen parlamentario)

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 25 de octubre de 2010, 07:14 h (CET)
El PSOE de Rodríguez Zapatero celebra primarias y Rubalcaba las pierde frente a Gómez, dejando de paso al descubierto trampas, broncas y engaños. Desde lo del “candidato de la derecha” pregonado por el faltón Pedro Castro, hasta los SMS masivos enviados por “vaya usted a saber quién”. El “Maquiavelo de Madrid” no es tanto como lo pintan y mucho menos de lo que él mismo se cree. UPyD, el calco del felipismo alentado para fastidiar a Rajoy que terminará chinchando algo más a ZP y algo menos a Aguirre –un ole por los brillantes estrategas madrileños-, también celebra primarias. Y pese a la purga de sus mermadas huestes (el 75% de los fundadores de UPyD se han ido ya del partido. Junto a ellos cientos de militantes. Otros tantos han sido expedientados; el joven Valia Merino, quien osó presentarse contra Díez en el I Congreso Nacional de la formación fue expedientado y arrojó la toalla), no han podido evitar el juego sucio. Al menos eso denuncian en la red los partidarios del dicen que ya expedientado Javier Flores. Vamos, que desde la dirección se habría recurrido a las trampitas, a buen seguro que legales pero poco éticas –últimamente me encanta esta palabra tan manoseada por el pensamiento débil- y por tanto injustas. Apaños habituales en unos partidos acostumbrados al ordeno y mando. En el primer caso se impuso, en horas bajas del Secretario General de la ceja, el candidato de la vieja guardia, en el segundo caso los candidatos de la dirección. Mariano Rajoy, quien acaba de liquidar “porque yo lo valgo” a las voces más críticas con el nacionalismo de CiU de la lista electoral del PPC y trata de venderlo como una “renovación” (Daniel Sirera apenas tiene 40 años), por su parte, dice que en su partido no va a haber primarias. Pues el PP las celebró en Baleares.

¡Viva la democracia!, pregonan sin que se les caiga la cara de vergüenza. Están demasiado acostumbrados a un régimen que considera a las personas no como tales, sino como a súbditos poco inteligentes.

Sin duda, para la criticada partitocracia –cada vez mayor número de españoles considera que los partidos políticos, todos, son ya parte del problema y no de la solución-, introducida en la Constitución de 1978 por la vía del parlamentarismo y el sistema electoral elegido, las primarias suponen un parche, una bocanada de aire fresco, dentro un sistema corrupto hasta el tuétano. Y es que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

Más lo cierto es que las primarias, celebradas bajo un régimen parlamentario, no son más que eso: un parche. Cambiar todo un poco para que todo siga igual. En realidad, una coartada. ¿Alguien piensa, por ejemplo, que el PSOE, especializado en cargarse a los candidatos rebeldes que las ganan (se lo digan a Borrell), es hoy, internamente, más democrático por celebrar primarias? Aducirán algunos que mejor “esto” que nada. Falso, en mi opinión, cuando el “esto” se convierte en excusa para ofrecer tan poco y anestesiar tanto.

España, digámoslo claro, no necesita que los partidos políticos, la cupulocracia allí instalada, organice primarias –en muchos casos amañadas o trampeadas- para vestir a la mona de seda. Porque mona, se queda. Lo que necesita España es libertad política. Adiós al con la democracia incompatible parlamentarismo instaurado de espaldas al pueblo en 1978 y adiós al sistema electoral de las listas cerradas y bloqueadas. Adiós, en definitiva a la demagogia y la partitocracia.

Primarias sí, pero en libertad.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris