Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Columna deportiva   -   Sección:  

Correr es de cobardes

Jordi Massana
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
domingo, 24 de octubre de 2010, 08:31 h (CET)
Karim Benzema reconoció lo que algunos -sin ser muy inteligentes- ya sospechábamos. Lo suyo no es correr: “Lo mío es marcar goles”. Su entrenador en el Madrid, Jose Mourinho, le informó que si quiere jugar tiene que hacerlo. “Vine a marcar goles, pero, si tengo que correr, correré”, se sinceró el ariete galo a Punto Pelota, programa al que aseguró no estar molesto por su situación. “No pasa nada por jugar dos minutos, otros juegan cero”, añadió.

Aunque me costaría creerlo, quizá esa manera de entender el movimiento excesivo sobre el césped sea un homenaje al mito vivo del barcelonismo Carles Rexach. Él fue quien popularizó la frase “correr es de cobardes”. En su etapa como jugador azulgrana, el catalán fue Pichichi en la temporada 1970-71. Y el francés, quizá en una interpretación errónea del significado de esa expresión, entienda que él también pueda serlo sin esforzarse.

La suya es más bien una cuestión de actitud. Quizá le perjudique esa imagen de futbolista despreocupado que parece que nunca vaya con él la cosa. Con andares de cantante de hip-hop. Le comparan con el Ronaldo de los buenos tiempos por sus movimientos y su manera de encarar el balón. Quizá ahí también el francés haya interpretado mal el juego del brasileño cuando se le veía andar buena parte de los partidos.

La cuestión no es correr más o menos. Es correr cuando es debido. Es estar donde es debido. Y es actuar como es debido. De eso los grandes centrocampistas defensivos saben mucho. Pero también delanteros como Romario y el mencionado Ronaldo. No eran un alarde físico de presión al contrario. Pero si de explosividad en sus arrancadas cuando sabían que era su hora. Sabían dosificarse.

Benzema tiene muchas aptitudes para convertirse en uno de los delanteros de referencia de Europa. Pero todavía no lo ha demostrado. Como en todos los jugadores, será él quien marque el límite. Pero a día de hoy está por debajo de su potencial. El azulgrana Pedro es todo lo contrario. Aunque con una técnica nada despreciable, tiene una virtud mucho mayor: las ganas y su presión incansable. Unas características que lo han convertido en un futbolista mucho mejor de lo que se podía esperar. El claro ejemplo de jugador que todo entrenador querría tener.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris