Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Rubalcaba el ventrílouco

Lorenzo de Ara
Redacción
viernes, 22 de octubre de 2010, 15:01 h (CET)
Rubalcaba ya es el delfín. Ya está en la casilla de salida. Es más que el hombre fuerte del Gobierno socialista. Él es el hombre. Lo es todo. La luz del día y la oscuridad de la noche. Sobre todo la oscuridad. Porque en esa oscuridad Rubalcaba se ha hecho un gigante. Recuerda al Cíclope que se zampó a media tripulación del pobre Ulises. La ambición de Rubalcaba no es menor que la de Zapatero. Lo que diferencia a Rubalcaba del presidente del Gobierno es que el primero todavía tiene cuerda para rato, mientras que el leonés ya es un cadáver político aún sin enterrar.

El doctor en Ciencias Químicas es un político enamorado de la democracia, de ese lado tenebroso que tiene la democracia española y todas las democracias del mundo.

Zapatero es otro hombre capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder. El PNV y Coalición Canaria ya lo saben, y por eso sacan tajada de la descomposición del sistema. Vascos y canarios copian a catalanes en el mordisco que sirve para saciar el hambre nacionalista.

Los otros nombramientos no pintan nada. Se cambia el decorado de los ministerios. Ni siquiera se abren las ventanas para que entre aire fresco. Aire limpio.

En Exteriores ya figura una perdedora que de nuevo ejecutará los planes del presidente del Ejecutivo con total sumisión.

Y Leire Pajín, ahora ministra de Sanidad, deja atrás el fracaso como secretaria de organización del PSOE en sustitución de José Blanco, el otro hombre hormigón de un Gobierno que nos conduce fatalmente hacia el fracaso más absoluto como pueblo.

Zapatero está facultado para ejecutar a su antojo las crisis de Gobierno que quiera. A nadie debe consultar el minuto, la hora, el día, el mes de una decisión enteramente personal. Es libre para seguir retrasando su salida del poder. Y también es libre para despedir a De La Vega, hacer llorar a Moratinos, e incrementar la tasa de paro hasta cifras inaguantables. Al fin y al cabo, es Rubalcaba el que manda. Es Rubalcaba el ventrílocuo que hace hablar el muñeco Zapatero.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris