Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Antes muerto que en silencio  

Moratinos y Rubalcaba

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
sábado, 23 de octubre de 2010, 22:00 h (CET)
De todas las expresiones, de todos los gestos que se produjeron en los ministros entrantes y salientes, yo me quedo con una imagen, con una instantánea en la que aparece en un primer plano un Moratinos emocionado, lagrimeando por su inesperada defenestración mientras que, detrás de él, Rubalcaba, el Carrero Blanco del zapaterismo, le observa con esa cara de malo maloso que Dios le ha dado, dibujando en ella un ”lo siento, que pena me das, pero que te den”.

El ex de exteriores todavía no se cree que le hayan dado una patada traidora: el peor ministro de la historia para nuestras relaciones internacionales, con una labor equiparable a la del desastroso Godoy, no concibe que el Presidente haya optado por prescindir de sus servicios. Él, procastrista, antisemita, antiamericano, antisaharaui y, por lo visto últimamente, también antiespañol acaba de perder la cartera de su vida, la que le permitía anteponer Gibraltar a la Guardia Civil, Marruecos a Melilla e, incluso, el Burdeos al Rioja quedándose más ancho que largo. No se lo esperaba, seguramente le habían prometido que seguiría en el cargo. Por eso, su sorpresa, su asombro y su llanto. Yo le deseo un buen viaje, suerte en lo que haga y que tenga la deferencia de no volver.

El otro protagonista de la foto, el triministro, se convierte, si ya no lo era, en el hombre fuerte del régimen, con acceso a todo y omnipresente en todas las escenas políticas. Si existiesen colecciones de cromos, como en el fútbol, sobre habituales del escaño, Alfredo Pérez Rubalcaba estaría en todas ocupando un lugar destacado. Fue delfín de Felipe González en la última etapa de éste, y ahora es el delfín de Zapatero y actor principal del fin del zapaterismo (no me he podido resistir al juego de palabras). Hay quien le ve como un político profesional, disciplinado y serio, capaz de congregar las simpatías de las distintas corrientes socialistas y otorgar de este modo alguna posibilidad de cara al 2012. En definitiva, el sucesor del hombre del talante sin talento. Otros consideran que es más de lo mismo, que lleva sobre su traje demasiadas manchas acopiadas a lo largo de su carrera. A mí, particularmente, lo único que me preocupa es el colosal poder que ha recaído sobre él y cómo va a manejarlo. Verán, es que yo soy, por principios y escaldadas varias, desconfiado, y no me apetece lo más mínimo tener que ir siempre con el carnet de identidad en la boca

Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris