Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos P√ļblicos Viajes y Lugares Display Tienda Dise√Īo Grupo Versi√≥n m√≥vil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Secci√≥n:   Opini√≥n

La politonalidad política de R.Zapatero

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 22 de octubre de 2010, 06:48 h (CET)
En este rondo dial√©ctico, al que nos tiene acostumbrados nuestro Presidente, existen otros temas secundarios que, en ocasiones, crean graves disonancias en aquellos que lo escuchan. Es dif√≠cil que los ciudadanos de a pie tengamos que escuchar, hace s√≥lo una pocas fechas, un discurso bastante catastrofista sobre la situaci√≥n de nuestro pa√≠s, a cargo del mismo personaje, donde se hablaba de un a√Īo 2011 muy duro, con m√°s de 100.000 nuevos desempleados y con unas perspectivas de crecimiento m√°s bien modestas y, ahora, cuando el se√Īor ZP se ha drogado con el optimismo de haberse vendido y haber vendido a Espa√Īa con los acuerdos con el PNV y CC, de pronto, como ave F√©nix, reaparece hablando de ganar las elecciones del 2012, de una recuperaci√≥n milagrosa de nuestra naci√≥n, de una prosperidad asegurada hasta el a√Īo 2025. ¬°Cosas veredes amigo Sancho! ¬ŅEs posible que, en apenas el lapso de una semana, Espa√Īa haya pasado de una situaci√≥n complicada, de casi 5.000.000 de parados, de una deuda p√ļblica que sobrepasa con creces el 60% y un d√©ficit p√ļblico del 11% del PIB; a un horizonte completamente distinto en que asoma el Arco Iris por el horizonte, anunciando un cambio completo de la perspectiva de nuestro destino futuro?, o ¬Ņno ser√° que, este a√Īo y medio que les ha comprado ZP al PNV y a CC ‚Äďdos verdaderos buitres de la pol√≠tica que, solamente con un sistema electoral absurdo e injusto, pueden valerse de sus votos, escasos, pero suficientes, para chantajear al Estado y obligarlo a acceder a sus demandas para, as√≠, asegurarse que los PGE salgan aprobados de las Cortes ‚Äď resulta ser el √ļltimo recurso para mantener su agonizante mandato?. En todo caso, lo que s√≠ podemos decir con certeza es que queda un gran interrogante, que se cierne sobre todos los espa√Īoles de a pie, que asistimos expectantes a estos juegos malabares con los que los pol√≠ticos marean la perdiz, y es el siguiente: ¬Ņes esta la soluci√≥n para los males de Espa√Īa?

Y es que, el se√Īor ZP, exultante por el respiro que le han dado las dos autonom√≠as carro√Īeras que han preferido condenar a todo el pa√≠s a una lenta agon√≠a, antes de renunciar a su momento de gloria, ef√≠mera por supuesto, pero que es posible que les de r√©dito pol√≠tico a sus gobernantes ante aquellos ciudadanos que no saben ver, en su miop√≠a e ignorancia, lo que este alargamiento de legislatura le permitir√° perge√Īar a un ZP experto en cambalaches, √°vido de poder y obsesionado por convertir a nuestra naci√≥n en un nido de v√≠boras donde, como en julio de 1936, los enfrentamientos entre espa√Īoles, patronos y obreros y militares descontentos y agraviados; constituyeron el germen del levantamiento del 18 de julio. No obstante, es muy posible que si lo analizamos sin apasionamiento, nos concedemos un tiempo para dejar que los acontecimientos se sucedan, tal y como est√°n pronosticados, y veamos como, en las pr√≥ximas elecciones auton√≥micas, algunos de los feudos capitales del PSOE es muy posible que dejen de serlo; las secuelas de estos PGE, como ya se viene anunciando desde distintos sectores de la econom√≠as, entre ellos el C√≠rculo de Empresarios, van a ser las que se esperan por el Gobierno o, por el contrario, seg√ļn opinan los expertos econ√≥micos, no hacen sino agravar la peligrosa situaci√≥n en la que nos hallamos. Porque, en realidad, no se trata de si ZP consigue m√°s o menos votos para aprobarlos, sino de, si estos presupuestos, son buenos o malos en s√≠ mismos y de si, con ellos, se va a conseguir cumplir con lo que se nos ha pedido desde Europa y, primordialmente, si con ellos, si con el ahorro que nos dicen que se va a producir en el gasto p√ļblico y los puestos de trabajo que se presume que se van a crear, resulta suficiente para iniciar una recuperaci√≥n que, en estos momentos, a todos los ciudadanos (m√°s de un 70% seg√ļn las encuestas) nos parece algo irrealizable, al menos, con este Ejecutivo que ha sido quien, a trav√©s de m√°s de seis a√Īos y medio de gobierno, ha sido incapaz de cumplir ni una sola de sus promesas y ha permitido que estemos en la dif√≠cil situaci√≥n en la que nos hallamos.

Resulta curioso que ahora ZP hable de lo ‚Äúlargo que se les va a hacer la espera a los populares‚ÄĚ y lo que, en pol√≠tica, puede hacer el PSOE, en un a√Īo y medio; para darle la vuelta a la tortilla. No obstante, se deja en el tintero otra variable que tambi√©n tiene su importancia. ¬ŅC√≥mo va a reaccionar la ciudadan√≠a, harta ya de la pol√≠tica de enga√Īos de ZP y su gobierno, si resulta que este paradis√≠aco panorama que nos ofrece nuestro Presidente, resulta que no se produce y, por el contrario, seguimos en la misma deriva de paro, problemas de financiamiento de nuestras empresas, ca√≠da de la construcci√≥n y endeuda miento continuado, que ha sido lo que nos ha llevado a estar a la cola de Europa? Puede que ZP conf√≠e demasiado en su capacidad de convicci√≥n, puede que se f√≠e de explotar el fil√≥n de la guerra civil o en convencer a quienes sigan en el desempleo de que esta es la situaci√≥n ideal para un ciudadano. Lo cierto es que es posible que, en Europa y en los EE.UU., se aperciban de que, la llamada reforma laboral del se√Īor ZP, no es m√°s que un bluf y que, en realidad, con distintos collares, todo el mercado laboral apenas ha experimentado variaci√≥n alguna respecto a la situaci√≥n anterior al acuerdo. La judicializaci√≥n a la que conducen las nuevas medidas respecto al despido con 20 d√≠as de indemnizaci√≥n por a√Īo de servicio, salvo acuerdo con el personal, no podr√° aplicarse sin el concurso de los tribunales de lo social. ¬ŅEra esto lo que se le ped√≠a al Gobierno desde Bruselas o era una medida m√°s flexible, m√°s r√°pida y eficiente para adaptar las plantillas a las necesidades reales de las empresas, de acuerdo con su situaci√≥n econ√≥mica o con las perspectivas reales de desarrollo y competitividad?

Resulta sorprendente que se est√© dotando a las centrales sindicales de cientos o miles de millones de euros, para destinarlos a la formaci√≥n de los trabajadores cuando, en realidad, una gran parte de ellos y, en especial, los procedentes de la construcci√≥n ya tienen una edad en la que es malgastar esfuerzo y dinero el pretender adaptarlos a otra clase de trabajo y, todav√≠a m√°s, si se tiene en cuenta que muchos de los trabajadores que est√°n en el desempleo a duras penas saben algo m√°s que leer y escribir. Claro que, lo que en realidad importa es mantener a los Sindicatos calmados, despu√©s de la escenificaci√≥n de la pasada huelga general; de modo que permanezcan quietos mientras el Gobierno sigue su l√≠nea de despilfarro, poniendo todo el esfuerzo en pretender descalificar a la oposici√≥n del PP; cuando la realidad es que, este partido, no es el que gobierna y, por a√Īadidura, ha sido sometido al ostracismo pol√≠tico, cuando la Comisi√≥n del Congreso, encargada de seleccionar los temas que se han de discutir en la c√°mara, ha vetado, sistem√°ticamente, todas sus propuestas. Luego que nos vengan la De la Vega, la Paj√≠n, Blanco o la Valenciano, a decir que el PP no ha querido arrimar el hombro y que no ha presentado ‚Äúni una sola propuesta‚ÄĚ para combatir la crisis.

Mucho nos tememos que, esta √ļltima ‚Äúhaza√Īa‚ÄĚ del se√Īor ZP, ha acabado con las municiones que le quedaban en su canana para seguir la caza de voluntades en la que ha estado empe√Īado. Veremos como consigue, en la pr√≥xima ocasi√≥n, contentar a los carro√Īeros si, como puede ser muy probable, ya no le quede nada m√°s que dar salvo, y atenci√≥n que no se trata de una hip√≥tesis descabellada, se decida a dar el paso decisivo para convertir a Espa√Īa en un pa√≠s plurinacional, en el que cada autonom√≠a asuma su autogobierno, con una justicia propia, una defensa propia y un gobierno propio. Vaya, para entendernos, el canto f√ļnebre de la unidad de la naci√≥n espa√Īola. Lope de Vega dec√≠a: ‚Äúno hay contento a donde viven tantos desenga√Īos‚ÄĚ ¬°Que nos lo digan

Noticias relacionadas

¡Cuidado con Sáez de Santamaría! Sería el mayor error elegirla

Ella ha sido, sin duda, parte importante de las causas del fracaso del PP en el tema catal√°n

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIII)

"Los trapos sucios se lavan en casa", se repite mucho en el Opus Dei, en referencia a todas estas desgracias

Corresponsabilidad

Amar al prójimo como a uno mismo es la máxima expresión de corresponsabilidad

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¬ŅNovata o inexperta?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris