Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Internacional

El juego de tres bandas del partido republicano

E. J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 22 de octubre de 2010, 06:36 h (CET)
PORTSMOUTH, N.H. -- El Partido Republicano viene protagonizando una campaña a tres bandas este año que concede a sus candidatos un buen abanico de ventajas -- flexibilidad, determinación y contradicción.

En la primera banda están los candidatos del partido, que pueden ser tan razonables o tan irascibles, tan moderados o tan conservadores, como exijan sus circunstancias.

Después están los grupos independientes que se niegan a facilitar públicamente la lista de sus donantes. Ellos están haciendo el trabajo sucio de bombardear a sus rivales Demócratas en la publicidad de la que no hay nadie al que pedir cuentas. Los candidatos Republicanos pueden pronunciar un inocente "¿Quién, yo?" de indiferencia. La negación es algo maravilloso.

Y luego en la extrema derecha, Glenn Beck y sus aliados presentan al Presidente Obama como la pieza central de una conspiración contra la propia América, alimentando la participación del 10 al 15% más radical del electorado.

Sus demenciales ideas, como documentaba hace poco el historiador Sean Wilentz en el New Yorker, se originaron en las décadas de los 50 y 60, en el seno de las teorías paranoicas de la John Birch Society. Pero mientras que los conservadores responsables como William F. Buckley Jr. denunciaban a los miembros y al resto del margen lunático allá por entonces, esta vez los Republicanos están explotando la ola radical. En algunos casos (Sharron Angle en Nevada, por ejemplo), los radicales son sus abanderados.

Es bastante brillante a su manera, y a juzgar por los sondeos, a los Republicanos les está funcionando a las mil maravillas. También están rentabilizando el descontento alimentado por una recesión económica que comenzó con ellos.

Es raro observar este proceso en New Hampshire, un estado cuyos electores son famosos por ser dialogantes y en general moderados. También son parcialmente inmunes al poder de la publicidad televisiva, acostumbrados a través de sus primarias presidenciales a pantallas de televisión llenas de mensajes políticos de todo pelaje.

Kelly Ayotte es todo encanto y razón mientras se abre paso entre la multitud del encuentro del Rotary Club de Nueva Inglaterra celebrado la semana pasada en Red Hook Brewery.

Durante su breve discurso a los empresarios y autónomos reunidos, Ayotte, ex fiscal general y candidata Republicana al Senado, vierte las críticas Republicanas usuales acerca de un Washington que "está gastando demasiado dinero" y que "no se centra lo suficiente en devolver al buen camino a nuestra economía". Ella se compromete a "bajar los impuestos a la pequeña empresa y a una menor regulación" pero también promete no ser una figura partidista. "A menudo daré un rapapolvo a mi propio partido", promete.

Frank Guinta, candidato Republicano a la Cámara, también se mostraba como la encarnación del equilibrio cuando fue su turno. También él está en contra del partidismo insensato mientras se muestra fiel al mensaje de su partido en política fiscal, gasto público y empleo.

El Representante Paul Hodes, rival Demócrata de Ayotte, no pudo asistir al acto, pero la Representante Carol Shea-Porter, la rival Demócrata a la que Guinta espera derrotar, no escatima palabras a la hora de defender con valentía subidas fiscales a las rentas más altas ante un colectivo que, a juzgar por sus preguntas, incluye muchas de ellas.

"Todos tenemos la responsabilidad de hacer lo que podamos para salir de esta deuda", dice. Y defiende con valentía su voto a favor de la reforma sanitaria, preguntando a la multitud si en serio quiere derogar las protecciones al consumidor del nuevo reglamento o su deducción fiscal para ayudar a las pequeñas empresas a contratar seguro.

Nunca diría que, lejos de la amistosa muestra de civismo Rotario de Tocqueville, Hodes estaba siendo atacada en los medios por uno de los grupos conservadores independientes que más gastan este año, American Crossroads. "El tipo simplemente está mintiendo", dice un anuncio, citando la principal cabecera conservadora del estado. Por su parte, Shea-Porter viene siendo castigada por el colectivo de nombre inocuo Revere America a cuenta de su apoyo al Obamacare. El anuncio advierte con tono catastrofista, y sin ninguna base: "Su derecho a elegir a su médico puede desaparecer".

Hodes estima que ha sido superado en 4 millones de dólares en anuncios independientes y, durante la entrevista, condena "la idea de que corporaciones y grupos de interés puedan inundar nuestros medios de millones de dólares sin que sepamos quiénes son". Pero predice con aparente seguridad que el sofisticado votante de New Hampshire "es menos susceptible a la basura que se le arroja".

Lo que resulta llamativo es que tanto Hodes como Shea-Porter no tienen ningún miedo a anunciar su voto al programa de Obama, lo que te hace preguntarte si su partido y la administración no estarían en mejor forma ahora si los dos se hubieran embarcado hace tiempo en una defensa sistemática de su trayectoria real.

Ahora mismo, estos Demócratas y cantidades importantes igual que ellos en todas partes se enfrentan a rivales Republicanos que pueden mostrarse tranquilamente afables, sabiendo que detrás de ellos hay montones de dinero oculto y una extrema derecha que considera el 2 de noviembre el día del juicio final.

Noticias relacionadas

Polonia crecerá más que la zona euro

La economía polaca es una de las más expuestas en Europa del este al impacto negativo del Brexit.

La evolución de República Checa, pendiente del comercio global

Buenas previsiones para su economía con riesgo a la baja

Los riesgos a la baja se mantienen en Rusia

Alerta por las debilidades estructurales del mercado ruso y el impacto de las sanciones de Europa y Estados Unidos

Euforia de los mercados brasileños tras la victoria de Jair Bolsonaro en la primera vuelta

​James Donald, gestor de mercados emergentes de Lazard Asset Management, analiza las elecciones generales de Brasil

Más de 25 mil personas se movilizan para colaborar por el desastre natural de Indonesia

Se proporcionarán espacios especiales en los campamentos de evacuación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris