Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

Del tea party al achicoria party

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 21 de octubre de 2010, 06:43 h (CET)
Siempre andamos a disposición de lo que nos diga EEUU. Salvo España, no se conoce una nación que "odie" más a otro país y que siga con mayor dependencia las series, los deportes y el cine de ese país. Y que le guste más las hamburguesas. Contradictorios que somos. Bueno, donde he puesto "odiar" pongan ustedes... "rechazar", por ejemplo. Y sin embargo les copiamos todo. Será porque les envidiamos, eso sí, en secreto.

Ahora les hemos copiado la cosa esa del tea party. Copiamos más que un chino
en una fábrica de bolsos falsos. El caso es que tengo la teoría, ya expuesta
aquí reiteradamente, de que Zapa nos ha radicalizado. A unos y a otros.
Mientras unos se han puesto como descosidos a espigar muertos de la guerra
civil (conste que lo apoyo cuando alguien busca a sus familiares) y a sacar
a pasear la memoria del su abuelo políticamente correcto, la del otro se
mantiene cerrada bajo siete llaves, los otros se han puesto a tomar el té
con Sarah Palin con la entrega del neo converso. Aquí una vez alguien dijo
"Café para todos" y como la cosa salió lo mal ahora nos pasamos al té.

Yo siempre he sido de café. Sólo cuando la ocasión es muy grande, como aquel
domingo en que el Venta de Baños CF metió siete goles a no recuerdo qué
equipo, me tomo un té. Ah, pero no un té cualquiera, yo siempre me he tomado
un té a la americana, es decir, según creo, con la bolsita sumergida en
leche, no en agua, con canela y azúcar. O eso creo, insisto.

Así que resulta que sin saberlo yo era un adelantado a estos tiempos,
caramba. Té americano llevo tomando yo desde que me lo descubrió una mala
pécora que me dejó por otro con más flequillo. La cosa me sentó mal pero me
defendí diciendo que "Si se trata de la cabeza lo importante es lo de
dentro, no lo de fuera, y ahí te llevo ventaja, tío". El "tío" me puso la
mano en la cara y mis veinte años de vida me aconsejaron callarme y sentarme
a tomar mi té a la americana.
Naturalmente todo eso es mentira, menos que tomo de vez en cuando té
americano, pero me vale para entretenerles a ustedes un rato y tratar de
olvidarme del bebé del piso de encima que lleva toda la tarde berreando sin
que sus padres, que han convocado a médicos y parentela, sepan a qué
atenerse. El muy jodío no se cansa ni a pesar de que lo avanzada que está la
noche, seguro que sólo quiera tener una teta a su alcance. ¡¡Joé, como
todos, y no por ello montamos ese espectáculo a estas horas!!

El caso es que lo del tea party les ha sentado muy mal a los moderados,
centristas, equilibrados y temperados trotskistas de Públiko. ¡Mira tú quién
va a dar lecciones de mesura y serenidad democráticas! Se quejan los
neutrales demócratas trotskistas (¿No son estas dos últimas palabras una
contradicción imposible?) y les motejan de "achicoria party". Digo yo que el
multimillonario multicomunista y multimediático empresario que gobierna el
sectario órgano zapateril (esto del órgano zapateril no me lo tomen ustedes
a mal) bien podría invitarles a algo más que achicoria. La mucama que
limpia, fija y da esplendor a mi casa me trae una porrada de café del bueno
cada vez que va a su país. ¿Será Roures un tacaño?

Lo del tea party no tiene futuro en España, por mucho que se empeñe Doña
Espe, que se empeñará. Aquí nos da miedo ser de derechas. Ser de derechas en
España es una práctica onanista, pues sólo se ejercita a solas, lejos de
miradas ajenas. Además, en el PP no saben jugar a eso. La derecha en España
siempre ha sido cainita, ha estado dividida, olvidándose de formar equipo y
unir fuerzas. Desde la CEDA de Gil Robles las derechas españolas han estado
entregadas a mirar su respectivo ombligo, despreocupándose de la tarea
común. ¿Alguien se imagina a Gallardón invitando a té a Esperanza Aguirre?
Aunque no sea americano, quiero decir.
Noticias relacionadas

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos

Viva La France

Han pasado siglos desde que Joseph Rouget de Lisle creará el himno de La Marsellesa que para el batallón

Dejémonos amar

Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris