Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Libélulas

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
miércoles, 20 de octubre de 2010, 11:02 h (CET)
Ha sido noticia de primera en casi todos los medios. Objeto de conversación en todas partes. Una plaga de libélulas o “caballitos del diablo”, como vulgarmente se las conoce, cual negra nube que ocultaba el sol, apareció sobre el levante español.

Con todo, la singularidad del evento y la extrañeza de la noticia, no fue tanto enterarse, en pleno siglo XXI, de la existencia de estas plagas que nos retrotraen a las plagas bíblicas del Éxodo, con el faraón, Moisés y los israelitas en Egipto; ni siquiera el lugar de aterrizaje de la invasión, ni las curiosas reacciones de la gente ante el insólito evento; sino sobre todo el comentario de los científicos al respecto.

Nada más y nada menos se ha divulgado que tales insectos vivían ya sobre la tierra hace la friolera de unos 3oo millones de años. Sí, sí. Millones de años. Y ahora la obligada reflexión: ¿Qué mente humana es capaz de situarse, o simplemente pensar, sin estremecimiento, lo que esta cantidad de años supone en comparación de la efímera existencia de la especie humana?. La expectativa máxima de vida está, en los países más adelantados en los 80 o 90 años; pero esto es solo un suspiro frente a los 300 millones que nos sacan los dichosos “caballitos del diablo”.

Me quedo meditando la frase del salmo 10, cuando rezo aquello: “Señor, Dios nuestro..

¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano para darle poder?”

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris