Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta al Abad de Monserrat

Josefina Albert (Alicante)
Redacción
miércoles, 20 de octubre de 2010, 10:58 h (CET)
Supongo, reverendísimo señor (creo que es el tratamiento que le corresponde como Abad) que usted y yo pertenecemos a la misma Iglesia, aunque no lo parezca. Y por ello se me llena el alma de pena. ¿Y sabe por qué? Me explicaré.

Usted ha hecho recientemente unas declaraciones con respecto al aborto. No pide usted que se derogue ley tan inicua, sino que ya que está ahí la ley, hay que regularla. ¿Qué quiere decir? ¿Que asesinen al nasciturus (sí, sí, es una asesinato, porque cortan una vida humana y no una rata o un conejo; ¿recuerda su reverendísima persona lo que dijo en su momento la ministra Aido?) cortándolo a trocitos antes de que salga del vientre materno o que le inyecten algún producto para que ya salga muerto aunque entero? Decía otro ministro del actual gobierno, el Sr. Alonso, que la mujer ante una «situación dramática» debe tener derecho a deshacerse del feto. El no nacido como no tiene ningún derecho y tampoco protesta…, pero sí sufre, y eso está demostrado científicamente, la madre puede matar a su propio hijo. El aborto es mucho más que un drama; es una acción trágica y cruel; es un asesinato. Y eso hay que regularlo, dice usted. Hoy mismo hemos sabido que el Ministerio de Igualdad, ante el «incremento considerable» del sexo en los adolescentes, el próximo 1 de enero pondrá en marcha un Centro de Asesoramiento Sexual, que –según informa Libertad digital- ofrecerá información personalizada, anónima y confidencial. Quizá sea esta otra manera de regular el aborto, ¿no lo cree usted así?

Desde tiempos inmemoriales el mundo de los adultos se ha mostrado especialmente cruel con los seres humanos más indefensos, sobre todo con los niños, nacidos y no nacidos, y con los viejos. La historia de Grecia y Roma hablan de ello. En este último pueblo, al nasciturus no se lo consideraba persona, por lo que el aborto estaba permitido. Y más recientemente, los nazis impulsaron, con la ley de higiene de la raza, una decidida política abortista con intencionalidad eugenésica o selección racial, lo cual incluía la esterilización de las personas catalogadas como «asociales». No hemos aprendido nada la historia, Sr. Abad.

Por otra parte, confieso que no me extrañan sus declaraciones, Reverendísimo Sr. Y digo que no me extrañan, porque usted, en una entrevista que le hizo La Vanguardia en diciembre pasado, mostró su apoyo al Estatuto Catalán, en cuyo artículo 41.5., precisamente, se consagra el aborto y además la eutanasia. Y si no vea el título del artículo 20 del mismo Estatuto: «Derecho a morir con dignidad».

La verdad, me parece sorprendente, por lo grave y disparatado, que un hombre de Iglesia como es usted y con su cargo diga lo que ha dicho. El nacionalismo, Sr. Abad, es como un foco canceroso que se ha ido propagando hasta invadir a gran parte de la Iglesia de esa querida Cataluña en la que he vivido veintiséis años. Y no lo digo solo por el tema de este escrito, sino también por otras declaraciones suyas de antaño y hogaño. ¿Y si no, qué ha querido decir con eso de que la visita del Papa a Barcelona debe tener una dimensión catalana?

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris