Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El pilar de la democracia es el respeto a la vida

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
miércoles, 20 de octubre de 2010, 10:56 h (CET)
Hace escasos días, el Consejo de Europa falló en favor de la objeción de conciencia. Para él, mi más efusiva felicitación. El aborto no es un derecho humano universal como pretende imponerlo el lobby abortista; ni se trata de un “tratamiento de salud”, como lo pintan para que se extienda por todo el mundo sin estorbo. ¿Cómo llaman “salud” a la muerte? El principal y primero de todos los derechos, es el de continuar la vida, y el deber de los gobiernos, defenderlo.

La protección de la persona humana es el fundamento de la democracia. O promocionamos la dignidad de la persona protegiendo los derechos humanos sin discriminación alguna, o la democracia se nos va al garete. Proteger al lince y al lobo y dejar sin protección al no nacido, ¿cómo se digiere? No, ciertamente, desde la razón ni desde un corazón de carne, sino desde una ciega ideología cuyos portadores hambrean los dineros de organizaciones de filántropos temerosos del crecimiento demográfico (los masones Rockefeller, Gates, los Warren Buffet…). El aborto es peligroso para la mujer, mata al niño y causa heridas mortales en la sociedad y en la economía; se basa en una mentalidad eugenésica y equivocadamente utilitarista, manipuladora y de raíz egoísta, que sitúa al hombre al nivel de las bestias.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris