Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Juegos on-line adictivos

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 20 de octubre de 2010, 06:44 h (CET)
“Su hija virtual crecía guapa y lozana, coleccionaba amigos y era una estudiante ejemplar. No era casualidad, dedicaban un mínimo de 12 horas diarias a cuidarla. Su hija real de tres meses la encontraron muerta por desnutrición cuando regresaron de pasar otra noche en el cibercafé” . El caso de este matrimonio acaecido en Corea del Sur confirma la teoría que relaciona el estrés como causante de la adicción a Internet y a las drogas.

La crisis económica y la caída del wong ha castigado con fuerza al país asiático. Michael Breen, autor del libro ‘Coreanos’, dice: “La sociedad surcoreana sigue siendo muy conservadora, de manera que la gente que cae fuera de la norma puede terminar sufriendo un fuerte estrés. Internet les proporciona una válvula de escape”.

El matrimonio mencionado huía de sus problemas con el juego on line. Estaban en el paro y pasaban dificultades económicas. Su hija nació prematura. La pareja se conoció en un cibercafé y, ella pasó una buena parte de su embarazo en él. Su presente era difícil e incierto su futuro. Esta situación les hizo perder conexión con el mundo real. Según un oficial de policía: ”Ya no deseaban vivir una vida normal porque los habían despedido del trabajo. Solamente encontraban placer en un juego virtual que les permitía huir de la realidad”. Un funcionario del Centro de Estudios sobre la Adicción a Internet aseguró que el problema “no sólo afecta a los estudiantes jóvenes sino a toda la sociedad, incluyendo adultos que terminan olvidándose de su propia vida”.

Los juegos on line los patrocinan grandes multinacionales. Una iniciativa del gobierno surcoreano que pretendía que los cibercafés limitasen el tiempo de estada de sus usuarios fracasó debido a la oposición de la industria mimada por Seúl. A pesar de que el gobierno dice que incrementará el presupuesto dedicado a la lucha contra la adicción a Internet, no se puede esperar que salga victorioso dada la fuerte demanda que hay de productos anti estrés, uno de los cuales se le denomina ‘juegos on line’.

La lucha de los gobiernos para frenar la adicción a Internet no puede terminar bien por la sencilla razón de que las causas que fomentan la adicción permanecen intactas: La crisis económica es galopante y cada día aumenta el número de personas que se encuentran en el paro. Debido a la crisis económica se incrementan los problemas familiares. La juventud que finaliza estudios superiores y no encuentra un empleo adecuado al esfuerzo formativo empleado, le es muy frustrante. Por doquier estallan escándalos de corrupción política que desaniman a los jóvenes...Las causas que llevan a la adicción a Internet, entre otras, gozan de muy buena salud. Ante la impotencia se esconde la cabeza debajo del ala, con lo cual la situación se hace todavía más trágica porque incapacita al adicto a encararse a los problemas que le afectan con la objetividad y serenidad necesarias. La adicción degrada y conduce al esclavo a renunciar a la lucha, a lanzar la toalla. Está abatido. En vez de afrontar con coraje los problemas , lo que hace es dedicar cada vez más tiempo a aquello que le perturba la razón y le anula para la lucha que le espera y que demanda todas sus fuerzas y lucidez.

El salmista dice que su alma se encuentra “en tierra seca y árida donde no hay aguas” (Salmo 63:1). Es una manera de decir que su situación era muy precaria y que había perdido toda esperanza de sobrevivir. ¿No es esta una situación parecida en la que muchos se encuentran hoy en la sociedad opulenta en que malviven? En vez de dejarse atrapar por la adición al alcohol , tal vez la droga más popular de su tiempo para huir de la realidad, el salmista declara: “ Así como te he mirado en el santuario para ver tu poder y tu gloria”. En vez de fijarse en las circunstancias adversas que no puede cambiar y hundirse en las aguas turbulentas del desespero, dirige su mirada hacia el santuario en donde simbólicamente se halla la presencia del Dios eterno y todopoderoso entre su pueblo. “La tierra seca y árida” no se ha transformado en un vergel. No han brotado aguas que convierten el desierto en un jardín. Pero en el Señor encuentra la esperanza que le conforta y da esperanza en la adversidad.

Ahora, introduciendo una moneda en la ranura de una máquina se puede hacer una oración. ¿A quién? No es este el tipo de oración que Jesús quiere que su discípulos hagan. Les enseña que sus oraciones las dirijan al> el Padre celestial. En la parábola del hombre que a media noche llama a la puerta de la casa de un amigo para pedirle pan dice que “por la importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite” (Lucas 11:5-8). La importunidad no caracteriza a la oración que hace una máquina previo pago de un importe determinado. La importunidad, pero, no siempre se ve recompensada, aparentemente. Tal vez, como dice Lou Lotz “la plegaria sin respuesta es un misterio oscuro, pero en el centro de la oscuridad brilla la confianza de Jesús en la oración persistente. Sigue pidiendo, te dice, y recibirás. Sigue buscando, y hallarás. Sigue llamando, y se te abrirá la puerta”. La importunidad obtiene de Dios lo que persigue.

Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris