Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Punto de Mira   -   Sección:  

Prueba de nivel

Pablo Primo
Pablo Primo
@primoarias
martes, 19 de octubre de 2010, 07:45 h (CET)
Esta noche tendremos uno de esos partidos que rinden tributo al fútbol cada cierto tiempo. Duelos de alto voltaje que enganchan a un aficionado que no puede dejar pasar la oportunidad de disfrutar del evento. 90 minutos para la eternidad, para el recuerdo, como las 16 Copas de Europa que muestran en sus vitrinas dos de los mejores equipos del momento y del ‘viejo continente’. Real Madrid y Milán miden sus fuerzas en terreno español en un partido de altos vuelos para todos menos para Mourinho. O eso parece.

José, fiel a sí mismo, quitó presión a sus jugadores. “Es un partido más”. No es así y aunque el técnico portugués no quiera decirlo públicamente sabe que el Madrid puede dar un golpe en la mesa. Líder en España, líder en Europa. No es como se empieza sino como se acaba pero si los blancos no son un producto acabado, ¿qué ocurrirá cuando lo sean? Porque hasta la fecha el equipo gana, juega bien y hasta divierte, se trataría de poner en duda la valía de los rivales. Se dice que los blancos no han jugado todavía contra nadie, tampoco del todo cierto, que el Milan sí será por fin una vara de medir.

Los italianos desembarcan con un lujoso ataque con Ibrahimovic a la cabeza, seguido del trío de brasileños: Pato, Ronaldinho y Robinho. Mucho talento al servicio de una escuadra rocosa en el resto de sus líneas. Al igual que el Madrid que se ha empeñado en robustecer su musculatura no sólo con buenos resultados sino con un fútbol convincente. Es un equipo seguro de sí mismo. Autoritario y capaz de adaptarse a retos tan complejos como los planteados por un Málaga dinámico y atrevido.

Mourinho ha convertido los partidos en un doble calvario para sus rivales. Encarcela a los delanteros adversarios con una presión asfixiante y un funcionamiento defensivo intachable y martiriza a los zagueros con movilidad constante y desde ahora contundencia en la definición. El equipo sale a jugar en campo contrario, inclina el terreno hacia la portería rival hasta perforar la red de la retaguardia enemiga. Dos meses después del inicio de la competición oficial el Real Madrid juega, sufre y se divierte. Hasta hoy, con equipos de clase media. El Milán es la primera prueba de nivel.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris