Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Otra vez los premios Príncipe de Asturias

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 19 de octubre de 2010, 06:37 h (CET)
Me prometí insistir año tras año en la necesidad de ampliar sustancialmente la lista de los “candidatos reales” a recibir el Premio Príncipe de Asturias, y como ya ha pasado doce meses desde la última vez que lo hice, acudo presuroso antes de que se le celebre la efeméride de su entrega, el próximo viernes.

Es sabido que los premios, vengan de donde vengan y beneficien a quien beneficien, son instrumentos de dudosa virtud: un libro no es mejor por haber recibido el Planeta, ni una película más digna por haber sido galardonada con un Oscar. Tampoco el Nobel indica gran cosa: Borges nunca lo obtuvo, tampoco Pío Baroja; aunque sí lo recibieron Winston Churchill (que no era escritor, por lo menos profesional) y el autor de “El gran Galeoto”, José de Echegaray, a quien nadie leería hoy si no fuera como penitencia.

Antes de seguir con esta reflexión, es preciso que aclare una cosa: los premios convocados por una entidad privada y los otorgados por una institución pública difieren básicamente en el hecho de que aquellos persiguen una promoción profesional y comercial y son los candidatos quienes presentan sus obras, mientras que los segundos son propuestos por un comité que busca premiar la excelencia de una persona o institución. Normalmente este comité está compuesto por personalidades relevantes de las Artes, la Ciencia, los Deportes o las Humanidades y en ellos se deposita la responsabilidad de dirimir a quién se le dará el premio, en detrimento de todos los demás.

Los Premios Príncipes de Asturias, que aun contando con colaboradores privados son premios esencialmente institucionales, deberían estar dotados de un grado de solvencia, independencia y rigor que, en parte, brilla por su ausencia. El amiguismo, el oportunismo y otros “ismos” de dudosa eficacia a la hora de dar un premio a los mejores, parecen campar a sus anchas por los ventorrillos de la Fundación. Algunos de los premiados realmente lo merecen; pero otros…

Centrándome en el Premio de Cooperación Internacional, resulta difícil ver por qué Rigoberta Menchú lo mereció más que, por ejemplo, Miguel de la Quadra-Salcedo, que con su Ruta Quetzal ha realizado una magnífica labor de acercamiento entre los pueblos de Iberoamérica y España desde hace casi treinta años. De la Quadra –eterno candidato- goza de la simpatía de nuestros Reyes, pero no parece superar “la prueba del algodón” de un panamericanismo rancio y alcahuetero, donde debes llevar poncho de lana de alpaca aunque te traslades en limousine y debes lamentar lo malo que fuimos los españoles, si quieres medrar en política o en cualquier actividad pública.

Y “la cenicienta de las Artes” en España, la Música (clásica) que ve pasar un año más la posibilidad de premiar a uno de los diez mejores directores de su generación, Rafael Frühbeck de Burgos, Premio Richard Strauss, Premio Jacinto Guerrero; nuestro director de orquesta más internacional, todavía al frente, a sus casi ochenta años, de las centurias sinfónicas más importantes del mundo.

Pocos son profetas en su tierra y, como dijo Galileo Galilei, “las ofensas deben escribirse en el aire”

Noticias relacionadas

¿Sí a la vida?

Nos estamos acostumbrando a participar de estas manifestaciones

Guías espléndidas..., inexistentes

“Aquel que no está ocupado naciendo, está ocupado muriendo”. Bob Dylan. It`s alright Ma

Montoro y la evidente decadencia del PP de Rajoy

“La mentira y el engaño tienen fecha de vencimiento, y al final todo se descubre. Al mismo tiempo, la confianza se muere… para siempre” anónimo

Fidel Zavala para sincerar el discurso hegemónico

El 22 de abril, el candidato a Senador Fidel Zavala medirá si la preocupación por la inseguridad es sincera en la sociedad paraguaya

​Cortesía de Franco y de Higueras

¿Pero es que en el PSOE de Madrid se han vuelto todos imbéciles?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris