Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Adiós pensión!

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
lunes, 18 de octubre de 2010, 10:16 h (CET)
“Alea jacta est”. El Gobierno no se va a retractar. La suerte de la pensión está echada.

No la suerte de todas las pensiones, pues, ni que decir tiene, que la referencia es a las pensiones de los más de dos millones de españoles que reciben menos de 500 € al mes por este concepto y a las de los no sé cuantos millones que no llegan a la media, que anda, quiero recordar -más o menos- por los 800 € mes, y que está, con seguridad, entre las más exiguas de los países desarrollados (OCDE). Los otros “pensionistas”, los que quedan (entre ellos la clase política que puede jubilarse –sino toda, sí una gran parte- con sólo siete o nueve años de “trabajo”), no sufrirán la tan infortunada fatalidad.

No es necesario ir a Salamanca para entender que el aumento en la edad de jubilación sólo va perjudicar a las clases populares que deberán trabajar más para pagar las pensiones de sectores de mayor renta que les sobrevivirán; ya que, está demostrado que en España éstos, la clase media alta y los adinerados, viven diez años más (el índice más alto de la UE-15) y que mientras la esperanza de vida entre los ricos ha aumentado cinco años en el periodo de los últimos treinta años, la de las clases trabajadoras sólo lo ha hecho en uno.

Como tampoco hay que leer mucho para saber que la concentración de las rentas como consecuencia de las políticas neoliberales (la “izquierda” española gobernante se ha convertido en socio-liberal) afecta directamente al sistema de financiación de la Seguridad Social que es sumamente regresivo y cuanto más rica es la persona menos paga –en términos proporcionales- a ésta, pues la carga impositiva para la Seguridad Social tiene un umbral por encima del cual no se pagan impuestos para financiar las pensiones públicas.

Y de lo que no hay ninguna duda (al margen de la indudable pretensión de aumentar los fondos privados de pensiones en manos de la banca) es de que llevar a 67 años la edad de jubilación significa cerrar aún más el relevo laboral por la juventud en un país con la tasa de paro juvenil por encima del 40%; aparte de que sólo hay que mirar a nuestros vecinos franceses que por subirles de 60 a 62 años, ¡siete menos que nosotros!, la edad de jubilación llevan ocho huelgas generales y amenazan con una indefinida.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris