Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hagase tu voluntad en la tierra

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
lunes, 18 de octubre de 2010, 09:53 h (CET)
Esta petición del Padre nuestro, la oración más sublime que rezamos los cristinos desde pequeños, enseñada por Jesús a sus apóstoles, es la clave, el pilar y fundamento de toda vida cristiana y de la santidad. Miles de veces, a lo largo de la vida, la hemos repetido todos, con mayor o menor conciencia de lo que decían nuestros labios.

Con todo y con eso, creo que su profundo contenido y significado, aún no ha calado en la vida de oración y de fe de la mayor parte de los cristianos. Ante todo, esta oración no es una fórmula mágica para lograr que Dios cambie sus planes sobre el mundo o las personas; sino para que los que cambiemos-¡difícil de entender¡- seamos nosotros. El sabe mejor que nadie lo que nos conviene para que seamos felices. Sólo lo seremos, si nos fiamos totalmente de él y ponemos nuestra libertad en sus manos. Sin olvidar que Dios, además de infinitamente sabio, es también todopoderoso, capaz de sacar bien del mal o desgracias que nos acaecen en la vida.

Muchos al rezar, se desaniman e incluso se enfadan con Dios, al no lograr lo que piden. Esto indica escasa fe o ignorancia de quién es el Absoluto, el Ser infinito, Creador de todo lo visible e invisible, a quien, los seres humanos, pequeños y limitados, nos atrevemos a llamar ¡Padre nuestro¡. Esto sería una osadía incalificable si el mismo Hijo de Dios- Jesús- no nos lo hubiese enseñado.

Nunca olvidemos que Dios, nuestro Padre, es infinitamente sabio y poderoso y así la oración más bella, la más divina, nos dará la paz y alegría que necesitamos. También nosotros podremos repetir con Sta.Teresa, ante los eventos alegres o tristes que nos sucedan en la vida personal o global ”Nada te turbe, nada te espante. Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza. Quien tiene a Dios nada le falta. Solo Dios basta”.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris