Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

España, indigna; españoles...indignos

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 18 de octubre de 2010, 06:50 h (CET)
Hemos construido un país nefasto. Iba a poner una comparación sucia y maloliente pero al final no me he atrevido, pero hemos hecho un país en el que mandan los más inútiles, los menos capaces, los más rastreros, los menos íntegros. Hemos hecho un país que no merece la pena ser respetado, que no debemos respetar. De hecho no lo respetamos, no nos respetamos.

Tenemos por presidente a un señor que duda de nuestra existencia como
nación, y dice que la idea de nación es discutida y discutible. Y es el
líder para varios millones de españoles, cada vez menos, pero para varios
millones de españoles. En cualquier lugar del mundo aquella afirmación sería
suficientemente grave como para marcarle como apestado político para siempre
y apartarle de la toma de decisiones. Pero como eso tuvo lugar en España y
se refería a España no ha pasado nada. Somos realmente indignos.

Detrás de él, sustentándole, tenemos a varios gobiernos autónomos que lejos
de creer en el futuro conjunto piensan en España como reinos de taifas,
avalando un gobierno acabado, ineficaz y estéril, al tiempo que aprobando
"unos presupuestos malos para España pero buenos para Canarias", por segunda
vez consecutiva.
Añadamos que nuestra ministra de defensa se solidarizó, saliendo en
manifestación, con un bastardo que se rió de España cagándose, verbalmente,
claro, en ella. ¿Hay otro país del mundo donde semejante aberración no le
cueste el cargo al que la cometa? ¿Hay otro país del mundo donde un ministro
que haya defendido algo semejante no tenga cien mil manifestantes todas las
tardes delante de la ventana de su cuarto de estar? Ahora que Chile nos ha
dado ese ejemplo, ahora que los chilenos, no como colectivo sino
individualmente, considerando sus habitantes uno por uno, nos han dado un
soberbio curso, una lección magistral de orgullo, un máster de sensibilidad
y pragmatismo y eficacia, ¿queda algún español que crea que en Chile el
presidente de la República y sus ministros pueden expeler semejantes
necedades sin ser apedreados en las urnas?

¿Es que no es infinitamente indigno de la estirpe humana, propio de
ciudadanos mentecatos, exclusivo de incapaces mentales, silbar, abuchear o
patalear durante el homenaje a los héroes de la nación? Si es que somos una
nación, si es que tenemos héroes nacionales. ¿O son ambas cosas propias de
fascistas, franquistas o... chilenos? ¿Es que no es característico de
personas inmorales barritar como elefantes en celo durante el himno nacional
o el desfile de la bandera nacional? ¿Qué le pasaría al chileno que se
comportara así, qué le harían sus compatriotas? Claro que para tener
compatriotas hay que tener patria... y aquí tenemos 17 patrias.

¿Pero acaso no está reñido con cualidades supuestamente humanas como la
inteligencia, el raciocinio y el normal funcionamiento neuronal la
producción, emisión y contemplación de determinados programas televisivos
que sin embargo en este país de borregos, inmaduros, incapaces, ignorantes y
descerebrados triunfan en las clasificaciones (hoy me niego a decir
"ranking" o "share" o belloteradas como esas), marcan comportamientos
sociales, son alabados, reídos y celebrados por padres acomplejados, ignaros
y rastreros que permiten a sus hijos, no menos descerebrados que sus
estólidos progenitores, verlos como si se tratara de obras maestras del cine
o de la Literatura? ¿Pero es que nadie es capaz de ver que estamos en manos
de unas televisiones malévolas, mezquinas y miserables que, aupadas por unos
directivos que en lugar de miocardio tienen un libro de cheques, dirigen a
la juventud desde temprana edad hasta bien acabados los estudios, los
posteriores másteres en carísimas instituciones, las consiguientes prácticas
ineficaces en empresas ladronas y el amplio periodo de percepción de la paga
del desempleo hacia el sexo simplón, insustancial y amoral, hacia la
irresponsabilidad social y personal, hacia la irrelevancia ética profesional
y hacia la disolución de valores superiores que son los que nos distinguen
de los mandriles?
Estamos en un país indigno, somos un país indigno, y no sólo no nos importa,
sino que además nos refocilamos en ello, lo pregonamos a los cuatro vientos
con risotadas chabacanas porque hemos convertido en algo con predicamento
social presumir de ello.
Decía que hemos hecho un país en el que mandan los más inútiles, los menos
capaces, los más rastreros, los menos íntegros.

Noticias relacionadas

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio

Criticismo liberador

La crítica saludable es el resultado de contrastar la realidad con la luz que irradia la Biblia

¿Es seguro que la tecnología esté al alcance de los niños?

Actualmente los riesgos se aceptan rápidamente con gusto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris