Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

La otra catstrofe

Manuel Alc ntara
Redacción
lunes, 10 de enero de 2005, 21:09 h (CET)
Como el flautista de Hamelin, las redes mafiosas se llevan a los ni os vctimas del maremoto de Indonesia. Se trata de una redada de hurfanos y los captores se disfrazan de benefactores. Su depravada estrategia es bastante simple: decenas de falsas ONG se ofrecen para cuidar a los desamparados peque os y luego los ofrecen en adopcin a cambio de dinero. De mucho dinero, ya que el precio de los ni os ha subido ltimamente. Dec a Dostoievski que los nios curan el alma, pero episodios como ste la hacen enfermar de manera incurable. La peor catstrofe, mucho mayor en intensidad que el maremoto, es que haya gente as en el mundo. Sucede en todas las desgracias: siempre hay alguien que se aprovecha de ellas. Lo primero que hay que impedir cuando se produce un movimiento ssmico que derriba casas es el pillaje.

Lo mismo que hay personas que se aprestan a salvar vidas, hay tambi n otras que se precipitan sobre los escombros para registrar los bolsillos de los muertos, despus de quitarles el reloj. Algunos de nosotros queremos creer que no se dan en la misma proporci n, pero eso no significa que no advirtamos la presencia del mal y la necesidad de luchar contra l. Hace falta ser un poco memo para ponerse en el coche un letrero que diga eso de To el mundo es buenoíŸ†í»». Claro que tambin hace falta tener coche y llevar una vida satisfactoria. Los griegos dec an que slo existe una especie de virtud, pero que de maldad hay muchas. La que se est mostrando ahora, con la cacera de ni os hambrientos, es especialmente nauseabunda. Mientras, la comunidad internacional promete 3.000 millones de dlares de ayuda para el sudeste asi tico y la cumbre de donantes est reunida en Yakarta.

La ONU dise a el mayor plan de emergencia de la historia. Cuntos maravillosos artilugios capaces de detectar maremotos se hubieran podido instalar con ese dinero? Est demostrado que la Madre Naturaleza se ensaa con los pobres. En las inundaciones las v ctimas suelen pertenecer a los barrios perifricos. O sea, eran personas que ya estaban con el agua hasta el cuello.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris