Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Baile en el andén

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 17 de octubre de 2010, 08:44 h (CET)
Hace unos días llegó el primer tren AVE a Valencia, de momento tan sólo en pruebas, y ante la extrañada mirada del ministro Blanco, el President de la Generalitat valenciana y la alcaldesa de la capital se marcaron un baile entre sonrisas. Después cada uno intentaría llevar el agua a su molino, Camps y Rita intentado ponerse la medalla de la llegada de la alta velocidad a tierras valencianas al tiempo que, como es habitual, denostaban a Zapatero y Blanco, como es su obligación, adjudicando al Gobierno central la consecución de ese tren que acerca Valencia a Madrid aunque los kilómetros sigan siendo los mismos.

La imagen de los dos representantes del Partido Popular bailando en el anden me recordó el título de aquella película de Sidney Pollack titulada “Danzad, danzad, malditos” situada en los años 30 cuando la Gran Depresión atenazaba a la sociedad norteamericana y millones de personas tenían que buscarse la vida como mejor podían. Existe un paralelismo entre aquellos duros años después del crack del 29 y la actual situación de crisis económica que estamos viviendo desde hacer un par de años por estirar más el brazo que la manga. España ha vivido durante un tiempo por encima de sus posibilidades y ahora estamos pagando las consecuencias.

En la película Jane Fonda y Michael Sarrazin se buscan la vida bailando en una maratón de danza, les mueve a estar horas y horas en la pista de baile el hambre y el poder tener, mientras dure el concurso, un lugar donde poder dormir y comer al tiempo que la cuantiosa cantidad de dinero del premio para quien más horas resista bailando. Las autoridades valencianas no bailaron una maratón, tan sólo fue un corto abrazo entre el President y la Alcaldesa, no les movió a la danza ni el hambre ni una difícil situación económica personal. Su baile, sus sonrisas, fueron una burla al pueblo valenciano o tal vez fue una manera risueña de alejar los fantasmas judiciales que cada día más les vienen cercando.

Mientras ellos se marcaban unos pasos, bastante desacertados, en la improvisada pista de baile en que se convirtió el andén de la modernista Estació del Nord el paro continuaba aumentando en el País Valencià, los jueces y fiscales siguen inundados de procesos judiciales contra políticos que se esconden debajo del ala de la gaviota y el barrio del Cabanyal y otros barrios periféricos de Valencia van languideciendo ante la sonrisa danzante de sus autoridades. No dudo que la llegada del AVE a tierras valencianas supondrá una inyección, que buena falta le hace, a la economía de este país pero, tal vez, hubiera sido mejor conectar la Comunitat Valenciana con Europa por medio del tan solicitado Corredor Mediterráneo que llegar a Madrid en un tiempo más corto.

En Diciembre ya tendremos el AVE en Valencia, Madrid ya estará más cerca pero los problemas seguirán siendo los mismos mientras los políticos que dirigen la política valenciana no tomen las riendas y, olvidando sus cuitas por los pasillos de los juzgados, se dediquen a gobernar y no a lamentarse lanzando acusaciones al Gobierno de Madrid cuando muchos de los temas que recriminan a Zapatero los deben resolver ellos por ser competencias transferidas a la Autonomía por el Gobierno central. Pero ellos siguen danzando y sonriendo mientras muchos valencianos se preguntan el porqué de estas sonrisas cuando los tiempos no están para ello. Tal vez sea una sonrisa histérica producida por el miedo a lo que en unos meses los jueces puedan dictaminar, tal vez sea una sonrisa de desafío a los valencianos ya que saben que hagan lo que hagan seguirán ganando elecciones, tal vez se trate de una sonrisa desafiante ante las carencias del PSOE valenciano. Quintín Cabrera, cantante latinoamericano, se preguntaba en una de sus canciones “¿De qué se ríe, señor Ministro?. Es hora ya de que los valencianos se pregunten también de qué o de quién se estaban riendo sus primeras autoridades en ese improvisado bailongo del andén de la estación.

Noticias relacionadas

¿Dónde quieren llevarnos los políticos con su deriva irresponsable?

El PP, completamente desarbolado, ha hecho dejación de su deber de mantener el Estado de derecho en España

¿Está EEUU tras la Revolución Multicolor de Nicaragua?

llegarán los regímenes militares autocráticos tutelados por EEUU

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris