Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Disyuntivas  

Opciones y preferencias

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 17 de octubre de 2010, 08:43 h (CET)
Al ritmo desbocado, irregular o anárquico, con que nos sobrevienen los acontecimientos, la capacidad de una elección satisfactoria desaparece entre las trifulcas. Se nos presentan las situaciones como de obligado cumplimiento. Se achaquen a la globalidad, Zapatero obedezca a Obama o tolere a Chávez y al jeque Caruana, las estadísticas y la economía que nos encorsetan, anulando las opciones distintas. ¿De verdad son así las condiciones, sin otras salidas? Quiero resaltar el manifiesto poder embrutecedor de la RUTINA, nos hace manosear unas formas de comportamientos, que por acomodaticios, contribuyen a la pasividad general, pero es una potente falseadora, aunque sólo fuera por omisión, ni provoca ni ejerce con los revulsivos necesarios. ¿No habrá manera de dirigirse ahacia otras orientaciones?

Mucho se habla en relación con la lectura, sobre el papel o sobre las pantallas. ¿Desbancará la novedosa a la clásica? En cambio, considero que hay pocas referencias a la CALIDAD de los LIBROS. Están todavía en la retina las últimas ferias del libro, si antiguo si moderno; aunque cunde la sospecha cuando en todas las casetas se ven los mismos. ¿Avasallan las editoras? ¿El librero no selecciona? ¿Al público le da igual? ¿Buscamos libros con una relevancia significativa o una mera distracción acorde con la parafernalia ambiental? “Nadie sabe lo que es un libro” en palabras de Marguerite Duras. Y decía, nadie lo sabe, porque el libro va más allá de lo físico; y cuando no hay nada, lo sabemos, como sabemos detectamos, se perciben, los contenidos de fuste, con esa elaboración que confirme la autenticidad de la obra de arte; se siente, aunque no se sepa describir con precisión. ¿Nos interesa? ¿Lo percibimos? Se ve de todo, libros con fondos muy variados. La misma Marguerite les reprocha algunos detalles, los ve prefabricados, organizados, reglamentados, conformes. Se aprecia poca rebelión frente a los conceptos manidos, poca densidad de pensamiento, con el consiguiente adocenamiento. Como en los ambientes generalizados. ¿No pediríamos nada más?

Vemos a las PIEDRAS como fieles representantes de la inmovilidad, verdaderas esfinges varadas afrontando el curso de los tiempos. Algo parecido ocurre con otros materiales sólidos, hierros y bronces, áridos y estólidos. ¿Cuál es su poder de comunicación, lo tienen? Jacques Sagot se hace eco en un espléndido artículo del ansia de las piedras por decir algo en cuanto colaboramos con ellas; y se centra en la belleza y elevación artística plasmada por RODIN en sus esculturas. “El beso”, que deja de acercarse a lo banal, para expresar la mayor totalidad de las personas; hasta Unamuno se emocionó con esta obra y su “espíritu”. Las piedras convertidas en MANOS expresivas, hacia los demás y con aspiraciones insinuadas, dirigidas hacia los grandes límites. La inspiración une a las piedras con la espiritualidad humana. En la relación con los materiales sólidos, se involucran con fuerza los criterios del sin par CHILLIDA, en su simbiosis cósmica que deja palpitante e inquietas las pequeñeces de los seres humanos. Ambos escultores entroncan las grandes aspiraciones y el contacto de los humanos entre sí. Sus numerosas obras con modelación de manos, expresan una gran aportación de sensibilidad y de comunicación solidaria. Los duros materiales, si tienen un fondo sensible y riqueza en la expresión. ¿Serán más duros los corazones o el intelecto de las personas?

Con la mejor versión de personajes como los citados, quiza caeremos en la cuenta de una malversación propia de los frívolos ambientes de bobaliconería y destemplanza, de los que no lograrmos salir. Se hartan de maldecir en relación con las labores creativas de alcurnia, la mediocridad ambulante trata de imponer sus pulsiones. Por esa desorientación implacable, conviene que reivindiquemos las genial labor de los AUTORES con la prestancia y el salero artístico demostrados. Hace falta, sí, ya lo creo, un autor para lustrar un poco los empeños y conseguir el fuste que comentaba. Ante la presencia de los geniales, también urge el posicionamiento de los ESPECTADORES, que somos todos; para convertirnos a su vez en autores de las lecturas de semejantes obras magníficas. Se requiere una atención y un arte peculiares para la obtención de la excelencia en los resultados, en las aspiraciones individuales y sociales. Se trata de un arte comunal, fuera de la parsimonia común y desgraciada.

¿Se han preguntado alguna vez si somos el mismo siempre? Tras la primera impresión afirmativa, cómo no voy a ser yo el mismo; cambian los tiempos y las circunstancias, también el tempo interior y el ritmo con que actuamos. Por consiguiente, el DINAMISMO RADICAL es nuestro principal constituyente. No es posible permanecer estáticos, como estatuas rígidas y sin expresión. De ahí se deducen las VERSIONES personales, las preferencias, con cuya decisión se optará por lo mediocre o por la mejor calidad. En esas estamos, ¿Cambiaremos o no de preferencias? La evolución social se regirá por esas determinaciones.

A quines manejan los cotarros influyentes no les conviene que el común de los ciudadanos piense y se explique; intentan distraernos con mil paparruchas y nos dan las soluciones ya establecidas, adaptadas a sus intereses claro está. Los contratos con empresas públicas pasan por sus triquiñuelas amañadas, las listas de los partidos ya están hechas antes de la votación, las agresiones se modelan como transtornos psicológicos transitorios, los sindicatos velan…por sus jefazos, y no hay una valoración sensata del funcionamiento educativo. El revoltijo adquiere proporciones alarmantes; en aumento progresivo si añadimos el desinterés general por aclarar la situación. Tan mala es la afirmación de la tiranía democrática en este siglo, como la contraria. No olvidemos los conocimientos y los PUNTOS de VISTA, a las que se presta la mínima atención, son otras las preferencias. Ese desdén pervierte las políticas.

Si partimos de las apreciaciones particulares, las diferencias son notorias, cada individuo o cada agrupación reúne las propias, porque la valoración de un asunto concreto dependerá del observador. Recordarán aquel concepto del PARALAJE; en la bóveda celeste, la posición de los astros se detecta con formas distintas, según desde donde se realice la observación. Así ocurre con los asuntos sociales. La visión variará si opinan los parados o los jubilados, vividores a costa de la democracia o soñadores de ese debate bien desarrollado. El asentamiento en un partido político determinado, modifica de entrada cualquier criterio, ya no se discute, no cuentan las aportaciones ajenas, me atrevería a decir que no cuentan ni las de sus afiliados de base, se han convertido en dogmáticos oráculos. El mérito, la excelencia o las calidades humanas se quedaron arrumbadas hace tiempo.

Una aceptable y revolucionaria preferencia deberá contar con los sentimientos, necesidades y puntos de vista, en una dialéctica practicante; no valdrá un diálogo de dos, impuesto despues a todos los vivientes menospreciados. Tenía sentido el no preferir de Ortega y Gasset; pero las conductas nos conducen al deseo contrario, prefiero preferir yo y no que me den ya preferidas las disposiciones elementales.

Noticias relacionadas

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García

Entuertos para enderezar

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris