Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Personajes por la vida

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 15 de octubre de 2010, 13:57 h (CET)
La popular actriz Jennifer O´Neill asesinó, con 19 años, a su propio hijo abortándolo, pesarosa asevera: “La mujer no está hecha para matar a sus hijos”. A continuación abusó de la ingesta de bebidas etílicas y de los narcóticos y padeció una profunda desesperanza. Es portavoz de la campaña publicitaria para sensibilizar a las mujeres embarazadas de las secuelas del aborto.

También el intérprete de la serie “Star Trek”, Gary Graham, ha reconocido abiertamente que el aborto es un crimen y que “las cicatrices que se marcan en el alma de la mujer que aborta, nunca sanan”.

El Papa Benedicto XVI, en su estancia en Viena, al hablar de los derechos humanos, afirmó que “el más importante es el derecho a la vida, desde su concepción hasta su fin natural. El aborto es una profunda herida”.

Por otra parte, Mahatma Gandhi, aseveró que “Me parece tan claro como el día que el aborto es un crimen”. Igualmente Teresa de Calcuta afirmó que: “Si aceptamos que una madre puede matar a su hijo, ¿cómo podemos rechazar que la gente se mate entre sí?”. Asimismo, el líder político Martin Luther King dijo: “No sólo tenemos la obligación legal de obedecer las leyes justas, sino también una obligación moral; pero, de igual manera, tenemos la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas”. Por lo tanto, se deben incumplir todas las leyes que arremetan contra la ley natural.

“Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”, anima el arzobispo Jaume Pujol Balcells. El prelado alude de modo especial al aborto.

Por último, según la institución abortista más significativa del universo, la Federación Internacional de Planificación Familiar, asevera que: “la incidencia del trauma post-aborto, para jóvenes que se practican el aborto quirúrgico, puede llegar a alcanzar hasta el 91% de los casos.”

Las mujeres que abortan comienzan a padecer los síntomas post-aborto: zozobra, desesperación, delirios, desvelo, embriaguez, drogadicción, desesperanza, psicosis… y suicidio.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris