Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Un pueblo vergonzoso

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
viernes, 15 de octubre de 2010, 06:50 h (CET)
Bien. Somos un pueblo maleducado, grosero e insensible, que continuamente demuestra su vergonzoso proceder. No tenemos ni perdón ni formación, no respetamos ni lo más sagrado, deberíamos salir a la calle con bozal y, como borregos sumisos, comulgar con todas las piedras de molino que nos obligan a engullir a destajo. Dado nuestro carácter reaccionario y vulgar, lo más aconsejable es que obedezcamos siempre al guión que establezca el mandamás de turno sin salirnos ni una letra bajo amenaza de sanción y/o condena. Entonces, y sólo entonces, seremos merecedores de consideración por parte de la justa, comedida y gloriosa clase política gobernante, grupo rector que se desvive por nosotros y que es digno receptor de loas y salves por lo majestuoso de su ejecución pública.

Esto es lo que se desprende de las manifestaciones post-abucheos de los miembros de la cúpula socialista. Es tal su determinación para reprimir a los ciudadanos que van a proponer un cambio en el protocolo del desfile del día de la fiesta nacional. El objetivo, por mucho que lo disfracen, no es otro que el de limitar la libertad de expresión y así proteger al jefe de las iras de los españoles. Uno de ellos lo ha definido muy bien cuando ha afirmado que en ningún país del mundo se produciría algo parecido a lo acontecido contra Zapatero, que no contra los caídos por España. Tiene toda la razón: sólo aquí puede darse el caso de que un desastroso presidente y su nefasta cohorte de ministros continúe gobernando después del galimatías social y la hecatombe económica que han provocado. Tenemos lo que tenemos porque no hemos sabido reaccionar en su momento, porque nos hemos convertido en un pueblo dócil y acomodado que empujado por la necesidad ha olvidado su orgullo.

Pero en fin, el año que viene aquellos que asistan al desfile, si las circunstancias sociales y políticas son similares y siguen los mismos lobos al frente del rebaño, ya saben lo que les espera. Esparadrapo en la boca y a recitar lo que la madre superiora ordene. Y al que no lo haga, chivatos pondrá Carmen Chacón para que sea delatado y quién sabe si fichado… Esto sí que es de vergüenza, señor Bono. Esto sí.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris