Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Nóbel y la fábrica de niños

María Ferraz (Barcelona)
Redacción
miércoles, 13 de octubre de 2010, 14:09 h (CET)
El “padre” de la “Fecundación in vitro” y de más de 4 millones de descendientes nacidos con esta técnica, ha obtenido el Premio Nóbel. Sin embargo, no se habla de los perjuicios emocionales y físicos de estos niños. Ya son numerosos los testimonios de “hijos in vitro” que, ya adultos, juzgan con dureza la decisión de sus padres, pues muchos de ellos desconocen a alguno de sus progenitores, donantes anónimos de gametos, y cargan durante toda su vida con la ignorancia de su base biológica, de sus raíces y con una traumática frustración.

Otros se arriesgan a cometer incesto biológico al casarse con alguno de sus hermanos, en el caso de donantes habituales que hayan fertilizado a varias mujeres, en ciudades medianas. Otros, como L. Brown, la primera niña probeta, reconocen sentirse “raros” pues su origen no fue natural fruto de un acto amoroso, sino una componenda lucrativa en un laboratorio. ¿Es esta técnica un modo de remediar un deseo más utilitario que altruista? ¿Qué pasa con los miles de hijos que permanecen en su jaula de hielo sin que nadie los despierte de su sueño? ¿Es lícito usarlos como material científico sin respetar su condición de ser humano y, en este caso, totalmente desprotegido? La vida no se hace, nace por voluntad de Dios, y hoy, de unos hombres que quieren ser dioses manipulando su principio y su final. Al fin, el hijo es lo de menos, amado no por sí mismo sino en función de un deseo, egoísta y tratado casi como una mascota.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris