Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La muerte de un "ángel"

Juan García-Villaraco
Redacción
miércoles, 13 de octubre de 2010, 13:49 h (CET)
Desde “SU CONSULADO” dicto las órdenes más tajantes jamás realizadas en ningún otro Consulado, se jacto de todas las denegaciones que llevo a cabo, sus más acérrimos acólitos le lamían dando coba a un “miserable” y “ruin” persona. Se vanaglorio de haber conseguido la Apostilla de la Haya, era recibido como un “Maharajá” y muchos periodistas le aguardaban para seguir contando sus hazañas. ´

Pero un día, uno de esos tantos días en los que se vanagloriaba y se aplaudía por cada denegación de inscripción de matrimonio que llevaba a cabo, cometió lo que será su desprestigio institucional y el final de su carrera diplomática. MANUEL HERNANDEZ RUIGOMEZ Cónsul Español en R. Dominicana como tantas veces, denegó la inscripción de Matrimonio a la súbdita Española Vanessa Torio Moreno casada legalmente con Juan Antonio Solano, argumentando entre otras vicisitudes INEXISTENCIAS DE RELACIONES PREVIAS, y aunque Vanessa estuviera en estado de gestación al cónsul al parecer eso sería un “milagro” dado que su decisión era firme.

De aquella “inexistencia de relaciones previas” siempre defendidas por el Cónsul MANUEL HERNANDEZ RUIGOMEZ, nació una preciosidad, un “Ángel”. Vanessa junto a su marido llena de alegría se dirigió al Consulado ESPAÑOL para poder inscribir a su hija, hija de un ESPAÑOL en el registro civil, mas la respuesta fue negativa, el CONSUL denegó dicha inscripción. Vanessa regreso a España, mas no con su hija, dado que no podía demostrar que era su hija, no estaba inscrita en el registro Español por lo tanto no era ESPAÑOLA y no podía entrar en territorio ESPAÑOL.

La niña crecía en R. Dominicana mas su familia materna apenas la conocía por fotografías, pero he aquí que la desgracia se apodero de esa familia y la niña enfermo, un mosquito tuvo la culpa el Aedes aegypti, y que le causo el Dengue. Desgraciadamente el día 25 de Septiembre, nuestro “Ángel” falleció a causa de dicha enfermedad, enfermedad que pudo haberse evitado si el Cónsul MANUEL HERNANDEZ RUIGOMEZ, hubiese inscrito a esa niña dándole la nacionalidad Española por ser HIJA de Española. Mas en su afán de protagonismo, consintió por activa o por pasiva que ese “Ángel” nos haya dejado, este acolito del “Señor de las moscas” será por siempre maldito, destrozo dos familias enteras, mas no quedara impune su fechoría. Si “Cumplió Órdenes” que tenga el valor de decir de QUIEN, el mismo valor que tuvo para denegar la vida de un Ángel, porque la espada de la Justicia penderá de el de por vida, la justicia tanto Terrenal como Divina se encargara de Dictar Sentencia.

Acolito del “Señor de las Moscas” yo te confino de por vida a ti y a tu descendencia a vagar por lo más recóndito del Hades, que la muerte de este “Ángel” se grave en tu frente para que todo el mundo pueda verla y cada vez que la vean digan “ahí va el acolito del señor de las moscas, con su aptitud dejo que un “Ángel” nos dejara para siempre”, tu conciencia en el caso de que la tuvieras, esta manchada de por vida, tú que te vanaglorias de creyente has dejado que una niña muera, una niña de SANGRE ESPAÑOLA, una niña libre del pecado de los acólitos, una niña que allá donde este, estará esperando JUSTICIA y aunque jamás se podrá reparar su “marcha” espera que tu vida sufra como va a sufrir su familia, familia que no podrá disfrutar viéndola crecer, jugar, reír, llorar, por tu afán de protagonismo, por tu mezquindad, por tu arrogancia, llegaste muy lejos, demasiado lejos, traspasaste la línea roja, y ahora pagaras por ello. Espero ver tu nombre en todas las portadas de los diarios y revistas en muchos de los cuales te vanagloriabas de tus éxitos, pero esta vez el titular y el contenido será otro, “El señor de las moscas, dejo morir a un “Ángel”, ese sería el titular MANUEL HERNANDEZ RUIGOMEZ, no podrás esconderte, ni entre tus acólitos, porque hasta ellos sentirán desprecio por tu alma.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIV)

El Vaticano no debe ser una panda de chorizos al estilo de Alí Babá y los cuarenta ladrones

República del Paraguay y República de Corea: Celebrando 55 años de Amistad

“Paraguay siempre ha estado apoyando a la República de Corea en el escenario internacional"

No hay verso sin verdad, ni poética sin verbo

“Contra el poder de avasallar, el deseo de hacer justicia"

Venció quien debía

La regeneración del PP, misión de P. Casado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIII)

Hay que reconocer que en el Opus Dei han sido más pacíficos que Alejandro VI o Hitler. Se agradece
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris