Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Usos y costumbres del bien común

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 13 de octubre de 2010, 13:46 h (CET)
El bien común temporal, fin específico del Estado, consiste en conseguir una paz y seguridad que puedan disfrutar todos los mortales en el ejercicio de sus derechos y, al mismo tiempo, en la mayor abundancia de bienes espirituales y materiales en esta vida terrenal.

Toda la tarea de los estados, tanto política como económica, debe estar sometida al bien común, esto es, poner todos los medios para todos los mortales puedan desarrollar sus cualidades y de su vida material, intelectual y religiosa.

Juan XXIII aseveró que en la época actual se considera que el bien común consiste, principalmente, en la defensa de los deberes y derechos de la persona humana.

Por lo tanto el bien común se concreta: En el respeto a la persona, en el bienestar social y en la paz, la estabilidad y la seguridad de un orden justo. El bien común es un bien y no un mal, no es la suma de los bienes particulares.

El bien común, es el bien del todo, al cual contribuye cada una de los hombres y en consecuencia de él participan todos. Se exhorta que la participación en el bien común sea justa. El dinamismo del bien común de un país viene regido por la cooperación común y el reparto equitativo.

En resumen, cualquier Estado debe crear las condiciones sociales, económicas, culturales, políticas y religiosas que permitan a todas las personas alcanzar la perfección que les corresponde en su calidad de seres humanos.

Algunos de los principios éticos que regulan el bien común son: Que el bien particular y el bien común no se contraponen. Que todas las personas son iguales ante el bien común. Que no se puede confundir el bien común con un bien colectivo. El bien común debe redundar en beneficio del conjunto de los ciudadanos, pero no del mismo modo ni en el mismo grado. Han de ser beneficiados los más débiles y los más necesitados. El bien común abarca a todo el hombre y debe respetar la ley natural.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris