Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Hola   me llamo microrrelato   -   Sección:   Libros

La impaciencia del escritor de microrrelatos

Daniel Sánchez
Daniel  Sánchez
miércoles, 13 de octubre de 2010, 08:16 h (CET)
Siempre que nos reunimos en una cafetería para hablar del microrrelato hay una cuestión que nunca queda en el tintero de nuestras reflexiones: ¿cuánto tiempo se necesita para escribir un microrrelato? Muchos zanjan la polémica diciendo que depende, pero se quedan ahí. Otros hablan de media hora, veinte minutos o una hora y algunos como yo, enemigos del tiempo, somos más simples: hasta que esté terminado. Lástima que, por norma, la gran mayoría de nosotros somos impacientes por culpa (seguramente) de la necesidad innata de escribir y de esos malditos certámenes literarios que no cesan de crecer hasta llegar y plantar raíces en nuestra mente. Aunque, necesarios, los concursos muchas veces son malos consejeros. Que si una frase inicial, que si un argumento determinado, que si una imagen preliminar o, a pesar de la amplitud de estas convocatorias, una fecha límite de entrega.

Después pasa lo que pasa y el resultado es contraproducente, por lo menos en algunas ocasiones, dando textos incompletos, inoportunamente cerrados o con escasa tensión emocional. Es entonces, cuando los microrrelatistas nos lamentamos de la brevedad, la siempre paradójica brevedad. Y es ese, precisamente, el gran talón de Aquiles del género, la dificultad de lograr una pieza literaria compacta, unida e irrepetible en tan sólo unas pocas palabras.

Yo he escrito, como le habrá pasado a alguno de mis compañeros, microrrelatos en media hora, veinte minutos o en una hora, pero también en cinco minutos y, no pocas veces, en dos días: una sencilla decisión que sólo depende de la ambición de quien escribe, o de la inspiración, claro está.

Que sirvan pues, estos dos consejos a modo de supervivencia: no des terminado un microrrelato hasta que no lo lean una muestra considerable de personas y antes de colocar el último punto al texto, pregúntale si está dispuesto a nacer o a salir definitivamente de su siempre reconfortante incubadora mental.

Noticias relacionadas

En soledad ando por el camino

Un poema de Aurora Varela

Almudena Tarancón, claror de recóndita belleza

La autora sevillana desacelera el pulso poético

No es más

Un poema de Esther Videgain

No fallaré

Un poema de Aurora Varela

"El mundo de las editoriales, de los agentes y de la literatura en general es un ámbito muy femenino"

Entrevista al escritor Jorge Eduardo Benavides
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris