Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

El rey enfermo, el desfile y el abucheo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 13 de octubre de 2010, 07:13 h (CET)
Veo al rey enfermo, hinchado y con andares torpes. Ni los años ni las enfermedades perdonan y puede que se nos avecine un momento crítico de la Historia de España. Cuando llegue el momento de la transición monárquica sin duda habrá quien intente aprovechar para proclamar la segunda república bis, que es lo que pretenden mayoritariamente algunos interesados. Digo bien, para muchos republicanos no se trata de proclamar la tercera república, sino de reeditar la segunda. “Les pone”.

He empezado a seguir la retrasmisión por Intereconomía, pero me he pasado a la cadena institucional, aún a riesgo de que como otros años intentaran tapar los abucheos que suelen producir. En Intereconomía no se escuchaba el himno nacional, sin embargo en las imágenes el rey se había cuadrado y saludaba militarmente, parecía que el himno sonaba pero nada se oía; de pronto se empezó a escuchar... y unos instantes después el rey descompuso la figura, deshizo el saludo militar y se bajó de la plataforma mientras el grupo charlaba animadamente... Entre tanto para nosotros seguía sonando la música nacional... Evidentemente Intereconomía nos había puesto un disco para sustituir al directo, que al parecer no les llegaba. Antes y después de esta situación uno de los invitados insistió con desafortunada e innecesaria reiteración en la frialdad con que el público de la Castellana había recibido al rey. Eso sí el presentador inmediatamente quitó hierro al asunto.

Lo siento, no aguanté más y, ya digo, me pasé a la primera cadena. Allí presencié durante unos minutos más el evento, incluido el izado de la bandera y el homenaje a los caídos. Los abucheos y los pitidos fueron penosos, desafortunados e inoportunos, no era ese el momento para la crítica a Zapatero sino para rendir homenaje a quienes dieron su vida a cambio de la nuestra. Era un momento intenso, emocionante y espiritual. Nada más alejado de las bajezas cotidianas, de la política ramplona y de los enfrentamientos ente banderías. En ese instante los protagonistas debían ser sólo los muertos por España. Zapatero merece la reprobación de los españoles, sin duda para mí, pero no cuando lo que debíamos hacer era rendir homenaje a nuestros héroes.

PD. Veo que le rey se va y Televisión Española corta. No sé si es una pausa o es que prefieren omitir lo siguiente, en todo caso me vuelvo a Intereconomía. Precisamente lo siguiente también es interesante, muy interesante, éste es el momento de la caña al paso del coche presidencial. Ahora, respetados nuestros héroes, es la oportunidad de la caña.

Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris