Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

ZP, Alicia y san Cufufato

Mario López
Mario López
miércoles, 13 de octubre de 2010, 06:59 h (CET)
La imagen de José Luís Rodríguez Zapatero se va diluyendo en el turbio paisaje de una sociedad en profunda crisis económica y de valores. Su figura se va empequeñeciendo como si se hubiera bebido el delicioso brebaje que a Alicia le redujo hasta tan solo diez pulgadas de altura; y no parece que tenga cerca el pastelillo que pone CÓMEME y que hizo exclamar a la famosa niña: "¡Curiorífico y rarífico! ¡Ahora me estoy estirando como el telescopio más grande del mundo! ¡Adiós, pies!" Como Alicia, el todavía presidente del Gobierno se da muy buenos consejos; tan buenos, que van a acabar llevándole con los restos de su partido al Grupo Mixto. Nadie puede engañar a la gente durante toda la vida, ni siquiera los líderes del PSOE.

Nos han hecho comulgar con ruedas de molino en innumerables ocasiones, desde los ya lejanos tiempos de Felipe González, pero la mansedumbre mostrada ante las puyas de los mercados va hacer que el pueblo soberano devuelva el toro de la rosa a los chiqueros. Se puede perdonar un renuncio en temas como la OTAN o la Ley de Libertad Religiosa, pero no en algo tan sagrado como es la comida. Ante tamaña claudicación, a los administrados no nos queda otra que cambiar de administrador, aunque no nos guste la receta alternativa. La mayoría de los ciudadanos considera que es preferible un partido que se lo cree a otro que hace lo contrario de lo que dice que piensa. La situación en la que nos deja el PSOE a los votante de izquierdas es lamentable. Aún no ha aparecido ninguna formación alternativa que pueda sustituir al PSOE, así que, compuestos y sin novia, nos quedamos en la puerta de la iglesia de San Cucufato, a verlas venir. Cuenta la leyenda que San Cucufato fue un mártir vocacional, pertinaz, de soca-rel.

Después de salvar la vida en dos ocasiones por intercesión divina (le abrieron las tripas y le quemaron en la hoguera, sucesivamente), por fin vio cumplido sus anhelos de alcanzar la gloria a través del martirio, siendo degollado en tiempos del emperador Galerio. Al soberano pueblo español nos están dando martirio los mercados y no hay dios que interceda por nosotros; más bien, lo que hemos podido constatar es la huída hacia adelante de un gobierno que ha querido pasar por socialista, sirviendo a los mercados en bandeja de plata la soberanía popular. Con dos pares. Claro, hoy en día nadie tiene la masoquista vocación de San Cucufato.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris