Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Fútbol
Etiquetas:   Análisis Valladolid  

¿Qué le pasa al Real Valladolid?

El conjunto blanquivioleta está sufriendo en sus propias carnes lo que es volver a la división de plata.
Redacción
martes, 12 de octubre de 2010, 22:13 h (CET)
María Villalba / Valladolid

¿Qué ocurre con el equipo? Quizá es demasiado pronto hacerse esta pregunta, pero teniendo en cuenta el pasado año en Primera División, cuando toda solución era poca y tardía, no viene mal discutirla, para ser conscientes de que los errores se pueden remediar a tiempo.

El Real Valladolid, con aspiraciones no de mantener la categoría, sino de ascender, no está haciendo los deberes que le han sido impuestos al comienzo de temporada. Una plantilla con jugadores nuevos y con altas expectativas no son suficientes para terminar con el batacazo de los últimos cuatro partidos.

Desafiando la lógica, el conjunto blanquivioleta se ha desinflado en tan solo tres partidos disputados. ¿Será porque no se había enfrentado a rivales directos? Pues el problema llegó con el cuarto encuentro ante un oponente fuerte, el Betis. Aún así demostró la garra de ser candidato a estar con los grandes, pero, a la vuelta del Ruiz de Lopera el equipo se había sumido en un profundo cambio. O letargo, según el juicio de cada uno.

Desde entonces, cada semana parece sobrevenir un “dejá vu” que no para de acosar a los pucelanos. Se repite cada partido –a excepción del disputado ante el Albacete- en el que los de Antonio Gómez realizan las mismas acciones. No consiguen ver puerta en la primera mitad, se adelantan, por la mínima, en la segunda. Continúan con aire despistado, sin que quepa la posibilidad de cerrar el partido, para terminar siendo empatado a falta de escasos minutos. Está claro, ha perdido la brillantez y velocidad destilada. En los tres últimos encuentros han salvado un punto y gracias. Podría a ver sido peor, casi rozando el ridículo.

Si lo normal es ir progresando poco a poco, estar más seguros y cohesionados en la jornada séptima que en la primera, el Valladolid es un ejemplo de que también puede ocurrir lo contrario. Es una especie de casa construida por el tejado. Si se mantiene en la misma línea, acabaremos por no conocer al equipo del inicio, y es muy frustrante tener que volver a soportar el desliz del año pasado.

Ni era el huracán de la Liga Adelante con las primeras victorias, ni roza la mediocridad, pero para conseguir el objetivo primigenio, es preciso cambiar las cosas antes de que sea demasiado tarde. Una renovación de titulares, un cambio de energías, una revolución en el vestuario. La liga es muy larga y aún queda tiempo suficiente.

Noticias relacionadas

El Sevilla cae de nuevo ante el Athletic pero avanza en Copa

El cuadro de Pablo Machín se aseguró estar en el sorteo del viernes

El Girona se carga al Atleti en Copa

Los rojiblancos no pasan a cuartos por primera vez con el Cholo

Un triste Real Madrid pasa el trámite con derrota

Los de Solari caen en Butarque por primera vez en la historia, pero estarán en cuartos de Copa

Rubiales: "Es bueno que me llame Florentino, no llamar puede hacer que se enquisten más las cosas"

Defiende la implantación del VAR y el trabajo del Comité Técnico de Árbitros

Santi Mina rescata al Valencia con un doblete

El Getafe también estará en cuartos tras eliminar al Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris