Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

El hombre se baña en la sangre de los animales

Ana Sáez Ramírez
Vida Universal
martes, 12 de octubre de 2010, 08:40 h (CET)
Un delito colectivo de dimensiones cósmicas

Un año más ha pasado la celebración del "Día mundial de los animales", una celebración que año tras año defiende la consideración de que todo animal posee derechos y que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y sigue conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales. En 1977 se proclamó la Declaración Universal de los Derechos de los animales que más tarde aprobaron tanto la ONU como la UNESCO, algo que tendría que haber traído un cambio al respecto, ¿pero qué ha cambiado desde entonces en nuestro trato hacia el resto de seres vivos que habitan el planeta Tierra? Nada.

Lo cierto es que los animales que son las víctimas de la industria cárnica, llevan una existencia miserable en oscuros y estrechos establos. Por miedo y agresión se mutilan mutuamente. Se les exigen condiciones de vida que los hacen realmente enloquecer, lo que demanda la aplicación constante de psicofármacos y antibióticos. Un tercio de las víctimas enferma de todos modos y muere ya en el corral. Después de la tortura en los establos de crianza en masa sigue el doloroso camino a los mataderos. Muchos animales llegan al destino con los huesos quebrados, con heridas y hematomas.

En el matadero está esperando luego el martirio final. Un miedo indescriptible se apodera de las víctimas, cuando son empujadas a través de los estrechos corredores, para ser narcotizadas y sacrificadas. Se detienen una y otra vez y gritan, pero son empujadas por las que vienen atrás, que también son atizadas a seguir adelante.

A los animales que no comemos, los sometemos a torturas innecesarias en los laboratorios. Se les enferma, opera, trasplanta y amputa, se les inyecta veneno en el vientre o en los pulmones, o se atraviesan los cráneos y cerebros con varillas metálicas. Anualmente se exterminan 300 millones de animales en todo el mundo por medio de experimentos.

Y para no dejar de lado ningún aspecto de la vida animal, ya sólo en Alemania 300.000 cazadores matan anualmente a 5 millones de animales ¿Cuántos mueren en España con 1 millón de cazadores? Millones de animales que viven en libertad en los bosques y campos, son asesinados por medio de trampas, con disparos de perdigones o con disparos de deformación que los hacen sufrir terriblemente durante horas.

El hombre se baña en la sangre de sus congéneres animales para saciar su apetito por la carne y en la caza su deseo de matar. A la mayoría esto les parece algo natural, pues piensan que los animales están aquí para que los matemos y los comamos. Así lo quiere la tradición, que nos impide reconocer cuán monstruoso es el régimen de terror que el hombre advenedizo ejerce en esta Tierra. Si no hubiésemos adormecido nuestra conciencia, notaríamos que se trata de un delito colectivo de dimensiones cósmicas, que no quedará sin consecuencias para el desarrollo de la humanidad, si ésta no se aparta de ello.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris