Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Sobre el nuevo premio Nobel de la Paz

Mario López
Mario López
martes, 12 de octubre de 2010, 00:52 h (CET)
El premio Nobel de la Paz al profesor Liu Xiaobo, condenado a 11 años de prisión por "subversión al poder del Estado", es una provocación. Con lo cual no quiero decir que esté mal. Simplemente afirmo que es una provocación. Las provocaciones no son ni malas ni buenas, todo depende del objetivo que persiguen. Ciudadanos condenados por sus gobiernos injustamente hay en el mundo a millares.

¿Por qué, entonces, poner en el foco, a través del más prestigioso premio que se le puede otorgar a ningún defensor de la paz, a un profesor de 54 años que está en presidio por defender la libertad de expresión y un sistema electoral pluripartidista? Hoy sabemos a ciencia cierta que la manipulación de la opinión es moneda corriente en las democracias en las que vivimos los ciudadanos de los llamados países desarrollados y que nuestros sistemas electorales, así como la partitocracia, no gozan precisamente de gran predicamento. ¿No hubiera sido bastante más razonable haber dado el premio a una fundación como la de Vicente Ferrer, cuya labor por mejorar las condiciones de vida en la India nadie discute? Dar el premio Nobel de la Paz a un perseguido político en los tiempos que corren, al menos supone un agravio comparativo, dada la dimensión que hoy tiene la persecución política en el mundo. Nuestras democracias son manifiestamente mejorables, así que no creo que se deba bendecir ninguna cruzada en favor de ellas. Parece más razonable premiar a quien plantea mejoras constatables que a quien no hace sino aferrarse a un modelo de democracia que está prácticamente periclitado. Así que la provocación que supone el premio Nobel de la Paz al profesor Liu Xiaobo a lo más que puede conducirnos es a la irritación del Gobierno chino, con lo que esto puede conllevar en una situación económica mundial convulsa en la que China tiene un papel predominante. Estoy de acuerdo en defender a todos los seres humanos que están siendo perseguidos por su manera de pensar. Pero si hay que premiar a uno, que se premie a todos. Dudo muy mucho que con el premio Nobel de la Paz se vaya a convencer a los chinos de que introduzcan la ley D'Hont en sus vidas o de que importen el modelo PP-PSOE a sus urnas; y si lo hicieran, yo no les alabaría el gusto.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris