Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Columna deportiva   -   Sección:  

El mejor dique para el Barça

Jordi Massana
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
domingo, 10 de octubre de 2010, 07:57 h (CET)
Partamos de la creencia cada vez más extendida de que en el fútbol moderno la figura del mediocentro es la pieza clave de un equipo. Siendo así, se entendería que cualquier entrenador quisiera poseer al mejor del mundo en esta posición. En este contexto me sitúo en un escenario imaginario. Si el genio de la lámpara se apareciese a un técnico ofreciéndole poder crearlo con las características que quisiese, ¿qué creen que pediría?

Imagino que orden táctico y disciplina. Trabajo y generosidad en lo defensivo sazonado de una buena salida del balón. Quizá lo querría de 2.10 metros de altura y 120 kilos. ¿Que el fútbol se juega con los pies? Cierto, pero mejor que sea un virtuoso con el balón y además sea el rey del juego aéreo, puestos a pedir. Y fuerte como una roca, claro. Pero por supuesto, todo esto en un futbolista de extraordinaria velocidad y agilidad. Buscamos al ‘centrocampista total’.

Éste sería el prototipo estándar. Sin embargo sospecho que si el genio de los deseos se cruzara con Pep Guardiola éste le respondería que no lo necesita. Que ya lo tiene. Y que no es otro que Sergio Busquets. El técnico de Santpedor tiene claro que tiene al mejor futbolista que en esa posición puede tener el Barça. Algo similar a lo que le sucede con Víctor Valdés en la portería. Es el mejor guardameta para la históricamente candente portería culé.

El medio de Ciudad Badia es la evolución de la estirpe de los ‘4’ de can Barça. Desde Milla a Xavi o Iniesta. Y, por supuesto, pasando por su más firme valedero: Guardiola. Todo empezó en el prólogo de la temporada del triplete (2008-09). Un técnico que venía de entrenar en Tercera debuta en el primer equipo con derrota ante el Numancia en Soria. En el siguiente partido no se le ocurrió otra cosa que poner de titulares a dos desconocidos.

Pedro (por entonces todavía Pedrito) y Sergio (por entonces todavía ‘el hijo de Busquets’). Hoy, campeones del Mundo de club y selección. Pero aquél partido lo terminó empatando ante el Racing. A pesar de eso no le tembló el pulso para volver a apostar por el medio como titular en el siguiente encuentro: Sporting-Barça (1-6). El resto es historia.

Luego llegó la época de repartirse los minutos con Touré Yayá. En el escenario de ‘fútbol ficción’, la fusión de ambos jugadores seguramente sería algo parecido al ‘centrocampista total’. Del mismo modo que Jose Mourinho aseguró que el mejor delantero para el Madrid sería una mezcla de Higuaín y Benzemá. Pero no es posible. Y el marfileño entendió que sólo había puesto para uno en el Camp Nou y que su técnico parecía tener predilección por el canterano. De modo que, ávido de minutos, emprendió rumbo a Manchester.

Touré es un prodigio de la naturaleza. Imponente y con buena salida del balón. Y con la misma vigorosidad que defiende también atacaba. Con sus portentosas zancadas y sus latigazos en forma de chut es una alternativa para sorprender a las defensas rivales desde atrás. Quizá su mayor carencia es el sentido táctico, algo que suple con su físico. Pero aquí encontramos la gran diferencia con Sergio.

A pesar del 1.89 m. de altura del catalán, éste podría parecer enclenque y desgarbado. Nada de eso. Utiliza su cuerpo como nadie. Y todo su juego es un alarde de inteligencia. Colocación, anticipación y economía de esfuerzos innecesarios. Y con una nada despreciable salida del balón. Algo que muchas veces no se le reconoce lo suficiente al verse eclipsada por la de Xavi o Iniesta. Pero sobre todo es un gregario incansable.

Él mismo lo resume todo en una frase. “Soy un tipo que trabaja para los demás”, confesó a Luis Martín en una entrevista en El País. Estandarte de la cultura del trabajo. Algo que no tendría que ser motivo de alabanza. Fuera del planeta fútbol se entiende que sólo así se obtienen resultados. Lamentablemente hay muchos compañeros de profesión de Sergio que no piensan como él. Por suerte para el Barça, él es un tipo normal.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris