Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Suprimir la fiesta nacional

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
viernes, 8 de octubre de 2010, 22:00 h (CET)
Hay que eliminar la fiesta nacional. No. No me refiero a los toros. Eso ya está en camino de desintegrarse por obra y gracia de intereses políticos. Tampoco hablo del noble arte de pegar un cabezada después de comer aunque algunos, como decía Cela, hagan siestas de pijama y orinal. Envidia cochina que les tengo. No se trata de suprimir la sana costumbre del tapeo y la caña, el que pueda permitírselo, ni el buen hábito de algunos sábados, sabadetes, que los cuerpos no están para mucho más. No van por ahí los tiros.

El objetivo de esta iniciativa es cepillarse de un plumazo el doce de octubre, no vayan a molestarse las distintas nacionalidades que jalonan el territorio español. Le quitamos unas gradas este año, el que viene unas cuantas más, al siguiente, el que quiera sentarse que se traiga la silla de casa, al otro, en vez de desfilar por una avenida, que recorran alguna travesía que no incordie tanto el tráfico y así, recorte tras recorte, en unos quince años el que quiera asistir a la representación, que avise por escrito: se le envían por correo un par de capítulos de Águila Roja con una foto dedicada del rey que gobierne por entonces, que supuestamente será Felipe tropecientos, que he perdido la cuenta de cuántos hay ya en la historia, y ya está. Para qué más.

Eso sí. Tiene que seguir siendo festivo, que tampoco hay que ser tan estrictos con el tema. Se le cambia el lema, el motivo y ya está, miel sobre hojuelas. En vez del arcaico” Día de la Hispanidad”, llamarlo “Día de las múltiples e independientes naciones que seccionan graciosamente una pequeña península que se odia de norte a sur” o algo por el estilo. Se admiten sugerencias a la estupidez.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris