Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Entrevista  

“Los Seductores es un viaje trepidante para el espectador”

Pascal Chaumeil, director de "Los Seductores"
Redacción
viernes, 8 de octubre de 2010, 08:04 h (CET)
El francés Pascal Chaumeil presenta en España su primer trabajo como director, Los Seductores, con el que vuelve a la gran pantalla tras su paso por televisión. El que fuera asistente de dirección con Luc Besson propone una comedia romántica con Vanessa Paradis y Romain Duris como protagonistas, que se ha convertido en la película más taquillera en Francia con más de cuatro millones de espectadores.

Para Chaumeil, lo más importante es que “una vez que está dentro de la película, el espectador se vea empujado por ella, como si viajara a bordo de un tren a gran velocidad. No dejar tiempo al espectador para plantearse muchas preguntas sobre lo que está viendo, sino plantearle inmediatamente algo distinto para mantener su curiosidad”. A pesar de las similitudes con el cine de Hollywood, el director defiende sus orígenes: “En Francia, a veces te puedes permitir esconder un poco más, y dejar cosas a la imaginación del espectador. No estás obligado a decirlo absolutamente todo.”




Pascal Chaumeil.


Pablo Lázaro / SIGLO XXI

La comedia romántica Los Seductores, su primera obra como director, llega a España tras arrasar en Francia, en un éxito tanto de público como de crítica. ¿Se esperaba la gran acogida que ha tenido la película en su país?

Nunca lo habríamos imaginado. Cuando haces un trabajo, la haces pensando en que todo el mundo reconozca su calidad, pero al tratarse de mi primera película, no pensé que iba a gustar a tanta gente y conseguiría atraer al cine a 4 millones de espectadores.

¿Cree que el público español responderá de igual manera que el francés?

No lo sé, espero que sí. Mi distribuidor en España cree mucho en la película, y se está moviendo muy bien para darla a conocer, pero nunca sabes hasta qué punto puede llegar a enganchar a un público tan exigente como el español.

Algunos críticos han descrito la película como cine “made in Hollywood”, pero adaptado al público francés. ¿Qué le parece este punto de vista?

Creo que no es una película al puro estilo Hollywood, pero obviamente se dejan ver mis influencias, el cine que me gusta. Del cine americano me gusta mucho la manera en que cuentan las historias, el trabajo de cámara, el montaje… pero creo que mi película no deja de tener su encanto francés.

Siguiendo con el mismo tema, ¿cree que hay una manera específicamente francesa de hacer cine?

En mi opinión, no. Creo que el cine es algo universal, pero cada sitio tiene sus pequeñas particularidades. Concretamente, en Francia destacaría la interpretación de los actores. Normalmente en el cine anglosajón las cosas van un poco hasta el límite, para asegurarse de que todo el público lo entiende. En Francia, a veces te puedes permitir esconder un poco más, y dejar cosas a la imaginación del espectador. No estás obligado a decirlo absolutamente todo.

Mientras, en el cine americano se preocupan más por mantener un ritmo durante toda la película. Pero Los Seductores combina ambas características.

Sí. Me gusta la idea de que, una vez que está dentro de la película, el espectador se vea empujado por ella, como si viajara a bordo de un tren a gran velocidad. No dejar tiempo al espectador para plantearse muchas preguntas sobre lo que está viendo, sino plantearle inmediatamente algo distinto para mantener su curiosidad sobre lo que va a ocurrir y no ahondar sobre lo que ha ocurrido antes. Eso obliga a llevar un ritmo más rápido en el relato y condiciona la interpretación de los actores.

Hablemos del reparto. ¿Qué tal se trabaja con dos estrellas de la talla de Vanessa Paradis y Romain Duris?

Se hace muy fácil. Son dos grandes actores que les gusta comprender a su personaje. Antes de comenzar el rodaje, analizamos juntos el guión y reescribimos algunas escenas para conseguir la mejor interpretación posible. Les gusta hacer las cosas bien y son muy trabajadores. Además, se lo pasaron muy bien rodando juntos.

Después de 12 años trabajando en el cine, en muchas ocasiones de la mano de Luc Besson, en los últimos años se ha dedicado más a la televisión. ¿Cómo ha sido su vuelta a la gran pantalla?

Ha sido un placer volver a hacer cine. Siempre había esperado llegar a este punto en mi carrera. Hay una tradición iniciada en la Nouvelle Vague, según la cual un director debe escribir él mismo el guión para su primera película. Yo nunca lo conseguí, por eso he esperado tanto tiempo. Además, he podido rodar proyectos muy interesantes para televisión. Finalmente, tuve la suerte de que me propusieran este guión con el que he rodado mi primer largometraje.

Para 2011 prepara su próximo trabajo: Vivir es mejor que morir, de nuevo con Romain Duris como protagonista. ¿Seguirá la misma línea que Los Seductores o explorará otros géneros?

Con Vivir es mejor que morir sigo explorando la comedia. No es tan romántica como Los Seductores, sino que es más irónica y con mucho mensaje. Aún así, seguirá en la misma línea de cine muy ligero y entretenido.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris