Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

ZP y su falta de credibilidad internacional

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 8 de octubre de 2010, 06:55 h (CET)
Decía Ortega y Gasset que “las grandes naciones no se han hecho desde dentro, sino desde fuera; sólo una acertada política internacional, política de magnas empresas hace posible una profunda política interior”. No sé si nuestro presidente, el señor Rodríguez Zapatero, está muy familiarizado con las grandes ideas de este gran escritor y filósofo pero, en cuanto a ponerlas en práctica, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es evidente que no ha pasado, ni siquiera, por su imaginación. Es posible que el señor ZP haya iniciado su particular batalla para tomar el relevo al señor Chávez de Venezuela o se sienta plenamente identificado con el señor Correa de Ecuador, en cuanto al modelo de Estado que tiene en su mente, pero lo que sí es obvio es que, en cuanto a su forma de enfocarla política exterior española, en el rastro que ha venido dejando en todas sus intervenciones a nivel internacional y en la impronta de su más que cuestionada presidencia de la UE, no ha podido ser más charlotesca y desangelada; hasta el punto de que, en todo este proceso de la gran crisis de Grecia y de las PIICS, fue manifiestamente apartado de la primera línea, malévolamente ignorado y suplantado por la señora Merkel, el señor Sarkozy y el señor Van Rompuy que fueron los que, de verdad, se hicieron cargo de la situación y arbitraron, junto con el BCE y el FMI las medidas para impedir que la situación de Grecia y de las PIICS provocara el derrumbamiento del euro, con sus subsiguientes consecuencias para toda Europa.

Dejando aparte, por conocida, la situación que presentaba España a principios del pasado mes de mayo, cuando estuvimos a un tris de no poder cumplir con nuestros compromisos de pago de la deuda pública que vencía y tuvimos que aceptar a regañadientes y como mal menor, el que, desde la CE, los EE.UU. y China se nos sentaran las costuras y nos fijaran nuestra guía de actuación para que, el BCE, nos comprara deuda, a cargo de los 750.000 millones de euros que la CE destinó a salvar a los países en peligro de quiebra soberana; lo que sí resulta evidente es que, a pesar de las bravatas del señor Zapatero, pese a sus intentos de presentarse como el salvador de la patria y querernos vender que lo que está haciendo es cosecha propia y no una servidumbre que ha tenido que aceptar, para que Europa nos diera una mano y nos ayudara a superar, aunque sea momentáneamente, la grave situación económica y financiera en la que estamos inmersos; lo que es innegable es que su situación, su imagen y su crédito ante el resto de países, no sólo de Europa, sino del resto del mundo, ha sufrido tal erosión, ha provocado tal desconfianza y asombro que, y esto es notorio, cuando se atreve a hablar en algún foro internacional los oyentes, los pocos que se deciden a escucharlo, se quedan con los ojos abiertos y las pupilas dilatadas pasmados ante la sarta de vulgaridades, el conjunto de invenciones y el panorama florido que hace de una España completamente utópica e inexistente; doblemente absurdo si se tiene en consideración que, todos sus oyentes, están enterados de sobra de cual es la verdadera situación económica y financiera de nuestro país, situado a la cola de la UE y formando parte, por méritos propios, de las famosas PIICS, que tantos dolores de cabeza están provocando al resto de países del ECOFIN.

Si ya, cuando fue invitado hace tiempo a la reunión del G20 en Washington, pecó de bocazas, temerario e imprudente, haciendo mofa de nuestros vecinos, Francia e Italia, con bravuconerías a cerca de nuestro “boyante” nivel de vida; la verdad es, que tampoco se ha quedado corto en su famoso encuentro, el pasado día 21, con la élite de Wall Street. Todos somos concientes y todos hemos sentido vergüenza ajena por el desparpajo, la cara de cemento y la temeridad con la que se dirigió nuestro ZP a aquellas personalidades que representaban la flor y nata de la economía mundial; unos caballeros que poseen, sin duda, la mejor información sobre la situación real de todos los países y a los que, evidentemente, no se puede intentar colarles un gazapo, salvo que se ampare en la inconsciencia y la temeridad propias de un novato ignorante en los difíciles temas de las finanzas mundiales. Me estuve fijando en una fotografía de aquella mesa, llena de sabrosas viandas, tan poco a tono con la imagen de escasez y moderación en el gasto que predican quienes dirigen nuestros destinos, y en las miradas sardónicas y burlescas de aquellos señores que lo contemplaban alucinados, dudando de si estaban ante un payaso que pretendía hacerles reír o ante un iluminado de poco fiar, que jugaba con su nación sin tener la más mínima noción de lo que se traía entre manos.

Estábamos a la espera de los comentarios de la prensa norteamericana, dudando de si haría mención a la entrevista de nuestro Presidente o si pasaría de largo sobre aquel trance. Pero, para desgracia para nuestro país, nada menos que el prestigioso y universalmente leído Wall Street Journal, ha recogido el guante y se ha despachado a gusto, comentando, no sólo la intervención de ZP ante los peces gordos de las finanzas, sino que se ha dedicado a recoger las opiniones de nuestros compatriotas que están afectados por esta epidemia de paro que está diezmando nuestros bolsillos y nuestra economía que se denomina: paro. El resultado de ha sido la emisión de, un “demoledor”, video por el WSJ en el que, bajo el título de “Spain Hits Hard Times” (Los malos tiempos alcanzan a España), dejan a nuestra país como chupa de dómine. Partiendo de la “burbuja inmobiliaria” y los apuros subsiguiente de todo el sector bancario; se centran, con saña, en el tema del “mercado laboral” español. Por medio de entrevistas a jóvenes parados, que tienen pocas posibilidades de encontrar un empleo de acuerdo con su formación. De ellas se desprende un panorama desolador del futuro de los parados en España. Hacen hincapié en que las reformas que precisa España se han convertido en algo tan sustancial para la UE que, en realidad, lo que pueda ocurrir en nuestro país viene a condicionar la propia supervivencia del euro.

Resulta impactante que, de estas entrevistas, quede palmaria la desconfianza de esta juventud sin trabajo con el Gobierno. En su empeño en conducir la economía del país, como parte de su dirigismo totalitario y de su obstinación en convertirse en el factotum de la sociedad española, a la que pretende fagocitar y adoctrina en el pensamiento socialista, con el propósito de llevar a España a lo que fue la II República del 1.936. Es muy aleccionador que, nuestra juventud en paro, pida una sociedad más dinámica y menos dependiente del poder, en la que los parados quieran mejorar por si mismos y no quedar reducidos a meros perceptores de subvenciones.

Y es que, señores, resulta imposible aceptar que, el señor ZP, uno de los causantes del desasosiego reinante en la CE, uno de aquellos que más tardó en reaccionar ante la crisis y uno al que le han tenido que sacar las castañas del fuego, para que España no se hundiese definitivamente; tenga la osadía, la desvergüenza, la arrogancia y la ignorancia de, ante personas de un elevado nivel intelectual y expertos en finanzas y economía, salirse de madre con frases del estilo de “Europa ya superó la crisis fiscal de la pasada primavera y la confianza ya se ha restaurado”. Y esto se atreve a decirlo un señor que en su país, España, tiene un déficit público que supera el 11% y su endeudamiento público ya ha superado la barrera del 68% del PIB y tiene casi cinco millones de parados. Como decía Séneca “Más frecuentemente aflige la fantasía que la realidad”.

Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris