Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Lo más aberrante de la pedofilia es no denunciarla

María Muñoz (Málaga)
Redacción
jueves, 7 de octubre de 2010, 11:39 h (CET)
“En el mundo hay más de 100.000 niños al año que sufren abusos sexuales”, así titula Jesús Calderón su entrevista del día 1 en el diario 20 minutos a John Vijghen, Cooperante en Camboya.

Comenta Vijghen que: “sólo si los políticos proporcionaran los recursos necesarios y nosotros exigiéramos la aplicación de las leyes, se podía detener el turismo sexual”. “Sólo en Camboya, creemos que puede haber unos 5.000 niños al año que sufren abusos sexuales (explotación, violencia, y pedofilia)”.

“Una niña cuya familia estaba en deuda y el prestamista los amenazó, decidió vender su cuerpo para que su familia pudiera sobrevivir”. La entrada en el mercado del sexo se convierte en una oportunidad fallida para salir de la pobreza o una forma de saldar deudas. En ocasiones, saben que están siendo captadas para la prostitución, pero no son conscientes de las situaciones degradantes y de extrema explotación que tendrán que sufrir. Una vez en el mercado del sexo, cada vez tienen más dificultades para optar a un trabajo digno. La falta de formación adecuada o el estigma social que implica haber trabajado en el ámbito de la prostitución suponen grandes obstáculos para reinsertarse en la sociedad.

Todo ser humano debiera regir el funcionamiento de las instituciones internacionales, aunque más aún, debiera hacer posible que los pueblos más pobres adquieran plena conciencia de sus capacidades, de sus derechos, y sobre todo de sus responsabilidades, para que niñas y niños no tengan que vender sus cuerpos o sean vendidos por sus familias para subsistir.

“Hay que trabajar juntos -aquí en Europa y allí en Asia- si queremos eliminar este problema”, termina diciendo Vijghen. En efecto, pero son muy pocos los que se atreven a cuestionar la formulación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sería una estrategia impopular y abocada al fracaso.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris