Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La sobriedad

Pilar Sánchez (Málaga)
Redacción
jueves, 7 de octubre de 2010, 11:28 h (CET)
La fiesta de San Francisco de Asís que hoy celebramos, es un momento muy adecuado para que todos cristianos o no creyentes pero hombres de buena fe, reflexionemos si nuestro corazón está lleno de amor al dinero y a todo lo que éste se hace conseguir.

San Francisco de Asís, es uno de los santos más queridos y admirados por todos, por su vida de desprendimiento y de pobreza absoluta. El señor lo llamó para que su vida pobre fuera un ejemplo en aquella sociedad que solo vivía para conseguir bienes materiales.

El vivir con sobriedad no es un valor sólo para cristianos. El hombre íntegro con su simple razón sabe y comprende que cuánto tiene debe compartirlo con los otros y que vivir en medio del mundo exige ser uno más entre sus hermanos los hombres de cuya vida participa uniéndose a ellos y paliando sus necesidades. Esto va desde las más altas instancias como es el Estado hasta la vida personal, denunciando a lo más, para que muchos tengan un poquito. Vuelvo a repetir, no es algo para cristianos solamente, sino para hombres de buena voluntad.

San Francisco que vivió una pobreza radical la llama “la señora” como los caballeros medievales llamaban a sus damas. Nosotros no tenemos que llegar a tanto porque vivimos en medio del mundo y tenemos que utilizar todos los adelantos que se producen pero no por el afán de poseer lo “último” sino con el deseo de facilitar el desarrollo de las personas y los pueblos. La sobriedad o la pobreza que nos exige nuestra dignidad de hombres tiene un campo extensísimo para manifestarse y cada uno debe buscar el suyo. Puede ser el cumplir lo mejor que se pueda el trabajo profesional, el cuidado de los instrumentos que utilicemos en nuestro trabajo, desde la máquina más sofisticada a la olla express de una ama de casa, el evitar gastos excesivos aunque los pague la empresa ejemplo: esas comidas de negocios en donde como “yo no pago” pido lo más caro, eso dice muy poco de una persona sea o no creyente. Hoy, cuando es tan fuerte la presión externa de un ambiente impregnado de materialismo tenemos que estar sobre nosotros mismos y cuidar de no caer en esos extremos que rebajan la dignidad del hombre. Muchos cristianos y no cristianos se ven tentados por la idolatría del consumo, por el afán de riqueza, de comodidad, de bienestar, pero eso al final no te hace feliz, la prueba es con cuánta frecuencia nos hemos sorprendido por la noticia del suicidio de una persona inmensamente rica y, es que lo que llena y satisface el corazón es hacer el bien aunque te exija la renuncia a lo que más te apetece en bien de otros.

Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris