Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Alto y claro

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
jueves, 7 de octubre de 2010, 07:00 h (CET)
Ahora no admite interpretaciones. Dentro del PSOE hay una corriente contraria al Presidente del Gobierno y sus adláteres que, salvo sorpresa mayúscula, va a dinamitar el zapaterismo a no muy tardar, eliminando a aquéllos que se han cargado el país y que han destruido el partido. Lo ha dicho directo, a los ojos, sin esconderse, arropado por su posición dentro de la formación de Ferraz y por su peso político. No tienen marcha atrás sus palabras, no es una simple reprimenda: el aviso va en serio. Se han hartado del jefe, ya no aguantan más, están saturados de incongruencias y traiciones y temen, no sin motivos, que, o paran en seco a don José Luis y su santa compaña, los Blanco, de la Vega, Pajín y compañía, o pueden empezar a celebrar los funerales por el socialismo. Y él, Alfonso Guerra, que con el que puedes simpatizar o bien profesarle el odio más profundo, tiene la autoridad suficiente como para coser a puñetazos la mesa y decirle a la cara, clarito, clarito, clarito, que vaya haciendo las maletas o le fabrican a él y los suyos los ataúdes políticos.

El post-zapaterismo es un hecho, para gloria y salvación de la economía española y, por ende, de los españoles. Si eliminas el virus te curas. En el PSOE saben que es seguro que Rajoy ganaría unas elecciones, anticipadas o no, y quieren evitarlo. Les queda poco tiempo y el daño infringido es colosal. Lo único que permitiría respirar todavía a Rodríguez Zapatero sería ganar en Cataluña, pero, además de improbable, constituiría pan para hoy y hambre para mañana. Así que mejor nominarle y expulsarle. Guerra le ha dado el mensaje: ahora falta que el receptor lo entienda o continúe haciéndose el sueco. Por la pinta, parece que ni con agua hirviendo: pero puede que esta vez gane la razón, aunque ésta venga de un dinosaurio, y, de verdad de la buena, perdamos de vista al capitán Tan, Locomotoro, Valentina y demás chiripitifláuticos.

No caerá esa breva.

Noticias relacionadas

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XI)

​Quedamos ayer en que el lector repasaría los puntos 14 y 15 de la carta del prelado del Opus Dei de 2 de octubre de 2011 y hoy los comentaríamos

Honradez

Las noticias del mundo político, laboral, económico o comercial, parece que están reñidas con la honradez

Inmigración, solidaridad y generosidad

La solidaridad no se puede confundir con la generosidad

Cataluña, sin el 155, vuelta al caos anterior

Hemos entrado en una situación de trauma nacional
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris