Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Alto y claro

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
jueves, 7 de octubre de 2010, 07:00 h (CET)
Ahora no admite interpretaciones. Dentro del PSOE hay una corriente contraria al Presidente del Gobierno y sus adláteres que, salvo sorpresa mayúscula, va a dinamitar el zapaterismo a no muy tardar, eliminando a aquéllos que se han cargado el país y que han destruido el partido. Lo ha dicho directo, a los ojos, sin esconderse, arropado por su posición dentro de la formación de Ferraz y por su peso político. No tienen marcha atrás sus palabras, no es una simple reprimenda: el aviso va en serio. Se han hartado del jefe, ya no aguantan más, están saturados de incongruencias y traiciones y temen, no sin motivos, que, o paran en seco a don José Luis y su santa compaña, los Blanco, de la Vega, Pajín y compañía, o pueden empezar a celebrar los funerales por el socialismo. Y él, Alfonso Guerra, que con el que puedes simpatizar o bien profesarle el odio más profundo, tiene la autoridad suficiente como para coser a puñetazos la mesa y decirle a la cara, clarito, clarito, clarito, que vaya haciendo las maletas o le fabrican a él y los suyos los ataúdes políticos.

El post-zapaterismo es un hecho, para gloria y salvación de la economía española y, por ende, de los españoles. Si eliminas el virus te curas. En el PSOE saben que es seguro que Rajoy ganaría unas elecciones, anticipadas o no, y quieren evitarlo. Les queda poco tiempo y el daño infringido es colosal. Lo único que permitiría respirar todavía a Rodríguez Zapatero sería ganar en Cataluña, pero, además de improbable, constituiría pan para hoy y hambre para mañana. Así que mejor nominarle y expulsarle. Guerra le ha dado el mensaje: ahora falta que el receptor lo entienda o continúe haciéndose el sueco. Por la pinta, parece que ni con agua hirviendo: pero puede que esta vez gane la razón, aunque ésta venga de un dinosaurio, y, de verdad de la buena, perdamos de vista al capitán Tan, Locomotoro, Valentina y demás chiripitifláuticos.

No caerá esa breva.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris