Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Levantar la economía

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
miércoles, 6 de octubre de 2010, 06:50 h (CET)
Con demagogia fina no saldremos de la cruda crisis económica. Confundiendo política económica y política social, para quedar bien delante de la gente, es ir por un camino erróneo, una concesión fácil a las masas. Buscar el aplauso y los votos. Hace falta más rigor.

"Levantar la economía quiere decir sobre todo reducir las tasas de paro" ha dicho Artur Mas, presidente de CiU, en el Círculo Financiero de La Caixa. Demagogia fina. Ciertamente, reducir el paro puede ser, ha de ser, consecuencia de que la economía funcione, pero también podría serlo de haber aumentado el número de funcionarios o de la creación de puestos de trabajo ficticios quizás en empresas o servicios no rentables y sin futuro.

Se sigue poniendo el acento en predicar, reclamar o en arbitrar algunas medidas para fomentar la contratación laboral; esta bien. Fomentar la contratación ¿para qué, si resulta que no hay trabajo? Lo que es prioritario es que haya trabajo, en producción o servicios. Y eso es una cuestión de política económica, más que social. Pero clamar por la creación de trabajo no suena tan bien como hacerlo a favor de que se creen puestos de trabajo, colocación. Esto debe ser la consecuencia de que haya más trabajo.

¿Si no se vende, si no se exporta, quién creará empresas o cómo sostendremos las que todavía sobreviven? Se ha dicho mil veces que no hay mejor política social que una buena política económica. Quizás no sea exacto, pero ésta es previa o simultánea a aquélla. Una mala política social puede hundir una economía, pero sin una economía floreciente, no serán posibles las mejoras sociales.

Las cosas son como son. Esta postura no es de derechas ni de izquierdas. Es lógica pura, que no tiene color político. Se comprende que los políticos -en época electoral, especialmente- hablen un lenguaje ambivalente, con términos de demagogia gruesa o fina, según su talante. Artur Mas lo hace finamente. Sería preferible, sin embargo, un poco más de rigor.

Levantar la economía, salir de la crisis, quiere decir, ante todo, que las empresas tengan más trabajo. Que no tengan que cerrar y que se creen más. Ya contratarán entonces más personal. No hagamos las cosas al revés. Las casas no se empiezan por el tejado.

Noticias relacionadas

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral

¿Visitará Iglesias a Junqueras para garantizarles el indulto?

“Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado.” Maquiavelo

Gentilicios deformantes

Nos convendría ser menos crédulos ante los gentilicios con los cuales nos manejan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris