Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Absurda e inútil huelga general del 29-S

José Tomás Cruz
Redacción
lunes, 4 de octubre de 2010, 11:35 h (CET)
Que la huelga general del pasado 29 de sptiembre cosechó un tremendo fracaso, nadie lo cuestiona. Fué tan escasa la participación que hasta las mismísimas organizaciones sindicales estaban deseando que llegara cuanto antes el dia 30. En principio, para que una huelga general prospere, es necesario que la gran mayoria de los ciudadanos conozcan cuales son las razones de su convocatoria, y en este caso, los sindicatos no querian dañar excesivamente al Gobierno, quien a su vez, tampoco deseaba un estrepitoso fracaso para CC.OO. y UGT. Tal "cuadratura del círculo", por mucho que se pretenda maquillarm resulta inadmisible.

El Gobierno, desde hace varios años, incorporó a los sindicatos a su maquinaria política como ariete contra la oposición y esa no es la función de las organizaciones sindicales, habiendose tergiversado y manipulado los cometidos de los representantes de los trabajadores como principales defensores de sus intreses.

Posiblemente, el principal motivo de los sindicatos para convocar la citada HG obedeció a su necesidad de justificar y ratificar cual es su función principal y tratar de recuperar ante la sociedad su maltrecho prestigio. Si en efecto estuviesen convencidos y dispuestos a tomar iniciativas para ello, la primera deberia ser el terminar con la dependencia economica del Gobierno, suprimiéndose todas las subvenciones estatales que, directa o indirectamente, procedan de la Administración Central, Autonomia y Municipios, limitandose a subsistir con las cuotas de sus afiliados. El descrédito sindical entre los trabajadores crece como la espuma en función del tipo de vida que se han montado algunos de sus dirigentes, liberados y delegados. Nada que ver con lo que ocurría en los tiempos de Marcelino Camacho y Nicolas Redondo. Nadie sabe en realidad cuales son los ingresos y gastos de las centrales sindicales ni como se distribuyen los fondos. Lo lógico seria terminar con "ese culto a lo oculto".

CC.OO. y UGT, y más concretamente Mendez&Fernandez habrán sacado conclusiones del fiasco de HG y de que forma ha dañado y perjudicado la imagen de las entidades que respectivamente representan. A la ausencia de prestigio de los convocantes habría que añadir otra serie de factores por los cuales la ciudadania no secundó la protesta, que eufemísticamente, los propios sindicatos calificaron de: "la más justificada de la democracia". Está claro que a la hora de soltar imbecilidades somos únicos.

Mendez&Fernandez necesitan escuchar a los trabajadores y conocer sus críticas por no haber hecho nada para reducir la cifra de los cinco millpones largos de parados. Oir como los jóvenes les acusan de "pasar" olimpicamente de ellos por su condición de contratados temporales. Saber la opinión que les merecen esas camarillas de privilegiados que viven totalmente ajenos a los problemas de los trabajadores.

El dindicalismo europeo, y más todavia el español, necesitan una revisión a fondo de todos sus planteamientos olvidando su trasnochado discurso. Profesionalizarse y adaptarse a la situación y necesidades actuales de los trabajadores.

Es demasiado triste saber que todo el dinero perdido y despilfarrado en el "paripé! del 29-S no ha servido para nada. Para algunos, no obstante, ha sido empleado como "legitimación" del presidente Zapatero ante los mercados para que le tomen en serio cuando acude a esas reuniones internacionales que tanto le gustan. Para otros, la intencionalidad se limita exclusivamente al logro de sus intereses electorales a la vista de lo que en ese capítulo se avecina....¡¡Que asco!!

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris