Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Una pedrada en el ojo

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 3 de octubre de 2010, 08:32 h (CET)
Una de las primeras canciones de Raimon hablaba de una piedra y el cantautor se preguntaba dónde iría la tal piedra, era una juvenil canción metafísica que acompañaba en su primer disco al grito desgarrador de “Al vent”. De la piedra raimoniana nunca supimos su destino, pero la que lanzó el otro día Ángel Luna en las baldosas del Parlamento valenciano tenía un perfecto destino, iba dirigida a la línea de flotación del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, ese partido donde se mezclan imputados y diputados en una mezcolanza espuria que comienza a tenerles de los nervios y les obliga a pasar por la farmacia propiedad de la Sra. Camps en busca de ansiolíticos que les hagan más llevadero su desfile por los juzgados.

Se habían reunido los políticos valencianos en sede parlamentaria para celebrar uno de esos saraos en los que bajo el pomposo nombre de “Estado del País, de la Comunidad o de Perico de Los Palotes” se dedican a ver quien orina más lejos mientras unos se complacen en el autobombo y los otros les critican, en este caso con toda la razón del mundo, pero la sangre nunca llega al río, terminan los debates, se enfría el calor de las discusiones y marchan todos juntos en unión a tomar un refrigerio en el bar de Les Corts donde los precios son más baratos debido a la subvención que indirectamente reciben sus señorías para cafés, copichuelas, bocatas y el menú del día.

Pero en esta ocasión les salió la criada respondona y nada metafórica en la figura del socialdemócrata Ángel Luna quien a la vista de que unos días atrás Pitu Ripoll, Presidente de la Diputación de Alacant e imputado en el llamado “caso Bruguel” había dicho aquella frase bíblica de que “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” decidió que él estaba en disposición de hacerlo y desde la tribuna del hemiciclo contestó a la bancada de la gaviota con una frase que pasará a las antologías de la política “si el pecado al que se refería Ripoll es el de la corrupción ahí está la primera piedra”, y ni corto ni perezoso arrojó lánguidamente una piedra al centro del hemiciclo. Pasmo, estupefacción, sorpresa e incluso ira en algunas de las caras de los diputados del PP a los que la piedra lanzada por Luna les dio, metafóricamente, en todo el ojo.

El Conseller Font de Mora, sumiso al jefe, hizo intención de recogerla pero Camps se lo impidió, entonces Manuel Mata, uno de los aspirantes a presidir la lista electoral socialista que luche por apartar a Rita Barberá del Ayuntamiento de Valencia, la recogió anunciando su intención de subastarla para con el importe sufragar los gastos de la campaña electoral. No se que le sentó más mal a Camps si el lanzamiento de la piedra, a la que calificó de “arma arrojadiza” o la fina sátira del diputado Mata al dejar caer que algún partido recibe ayuda electoral ilegal por parte de empresarios mediante algún que otro “amiguito del alma” como el conocido “Bigotes”

La verdad es que los políticos actuales suelen ser bastante aburridos y no tienen la gracia ni el salero de algunos de sus antecesores, leer a estas alturas las actas del Congreso de los Diputados durante la época republicana muestra que aquellos oradores tenían un fino sentido del humor en sus intervenciones e incluso se contestaban unos a otros mentando a las amantes, que a veces, eran la casta esposa del diputado contrario, hoy hablan poco y casi siempre los mismos, pero siempre hay excepciones como aquel grito de “A la mierda” de Labordeta o las trifulcas en el Senado que mantuvieron Camilo José Cela y Mossen Xirinachs y cuando quieren hacerse notar y no están dotados con una fina oratoria sacan a pasear una naranja por el hemiciclo como hizo el diputado González Lizondo de la desaparecida Unión Valenciana.

Señorías alegren esa cara, organicen todos los saraos que deseen pero olviden sus trifulcas personales y dediquen su tiempo a resolver los problemas del ciudadano, para eso les pagamos y si de tanto en tanto quieren lanzar una piedra que sea metafórica o como la de Ángel Luna que ha conseguido colorear la cara al “señor de los trajes” que ahora está contento porque volverá a juzgarle otro de sus amigos. Juan Luís de la Rua, que ya le absolvió anteriormente, volverá a tener que investigar posibles delitos del PP con Camps a la cabeza, “el curita”, como le llaman incluso en su partido, está contento por ello pero en su interior sabe que los ciudadanos y la justicia le tienen en el punto de mira. Esta misma semana no acudió a una cita en la población de L’Alcudia por miedo a los enfadados ciudadanos que aprovechan su presencia para mostrar su malestar.

Mal andamos cuando todo un “Molt Honorable President” se convierte en un Curro Romero en mala tarde de corrida, se viene por las patas abajo y se refugia entre las tablas del burladero enviando a sus subalternos a que lidien con el morlaco de turno, mal andamos.

Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris