Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sobre la presencia de instituciones civiles y militares en los actos religiosos

José Manuel Onieva (Granada)
Redacción
jueves, 30 de septiembre de 2010, 14:40 h (CET)
Vaya por delante que, como católico que soy, no pretendo emitir juicio alguno en esta carta. También, que todo el mundo debe ser bienvenido a cualquier acto religioso, litúrgico o no. No obstante, y como “lo cortés no quita lo valiente”, no comprendo la presencia de instituciones o de autoridades que pertenecen, militan u obedecen a partidos políticos, gobernantes o no, cuya ideología, comportamientos o leyes aprobadas –por más democráticas que sean- van directamente en contra de dogmas, símbolos, imágenes o, inclusive el Santísimo Sacramento- y las costumbres y tradiciones de una amplísima mayoría de la población española.

Estoy cansado de ver personas que pertenecen a partidos políticos claramente anticlericales en la procesión del Corpus o de la Virgen de las Angustias. Humildemente creo una fenomenal hipocresía o, cuando menos, una rotunda incoherencia que representantes del PSOE, IU u otros, así lo hagan. Son partidos que defienden el aborto, inclusive de adolescentes menores de edad, que practican un “fundamentalismo anticatólico” impropio de la tolerancia y el respeto por las creencias religiosas que protege nuestra vigente Constitución de 1978. Permiten que se llame “matrimonio” a algo que, en ley natural, no lo es, si bien respeto todas las sensibilidades y conductas relativas a la sexualidad y fomentan o toleran el adoctrinamiento en temas que conciernen a los padres o tutores. Pretenden eliminar los Crucifijos y los Belenes en las fiestas de Navidad en escuelas y colegios. Diríase que practican un totalitarismo reñido con la libertad y el respeto. No obstante, muchos de ellos/as luego inscriben a sus hijos/as en colegios concertados o privados católicos.

Por otra parte, critican la presencia de las Fuerzas Armadas en tales actos, anulan la costumbre de “rendir honores al Santísimo o a la Patrona de Granada” y luego asiste el General del Madoc, el Subdelegado del Gobierno, el Ayuntamiento con el Alcalde al frente, el Presidente de la Diputación etc.etc. Pero, ¿en qué quedamos y hasta dónde vamos a llegar? Estoy a favor de la efectiva separación de Iglesias y Estado, pero lo que no creo que sea lógico ni procedente es utilizar las Religiones para la confrontación política y mucho menos como argumento en campañas electorales o para herir la sensibilidad religiosa de tantos españoles cristianos y, católicos en concreto.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris